La crisis del sector artístico español

arte

Cuando les preguntamos a los niños qué quieren ser de mayores la mayoría de respuestas tiran al mundo del deporte, la medicina, la policía o el mundo artístico, en especial ser cantantes o actores. Pues bien, esta última no parece ser la mejor forma de ganarse la vida porque solo un 8% de los artistas españoles vive de su profesión. Los datos son del Estudio sociolaboral del colectivo de actores y bailarines en España de la Fundación AISGE (Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión).

AISGE ha llegado a esta conclusión a partir de una encuesta donde han participado 3.282 de los cerca de 9.000 profesionales registrados, y es el estudio más profundo que se ha hecho hasta ahora de la situación laboral de este colectivo. Desde la sociedad explican que en ella aparecen todos los intérpretes que han aparecido en una obra audiovisual (prácticamente todos los actores de España, los que han trabajado solo en teatro son escasos) y los bailarines que han actuado en un programa de variedades (incluidos los muchos bailarines clásicos que nunca han salido en televisión).

La crisis en el sector es tan profunda que en el último año solo el 43% de los profesionales del sector ha conseguido un empleo en él. Menos de la mitad de profesionales. Este paro del 57% es el doble del 28% registrado en 2004 o del 23% que había en 2011, en plena crisis económica. La situación es tal que un 13% de los artistas que han participado en este estudio se declaraban inactivos -habían dejado de buscar empleo en su oficio-.

Caída salarial

No solo cae el empleo, también los sueldos y las horas trabajadas. En el apartado salarial vemos que tan solo el 8% de los artistas supera los 12.000 euros de ingresos anuales, el considerado mínimo para vivir del oficio. Si elevamos el listón a 30.000 euros el porcentaje se queda en el 2,15%. Pero el verdadero drama está por debajo, ya que más de la mitad de los artistas es incapaz de alcanzar los 3.000 euros al año y un 29% ni siquiera llegó a los 600 euros. La solución está en ejercer otras profesiones, como camareros, comerciales o docentes.

La caída de sueldos está acompañada de un importante descenso de las horas trabajadas. Un 46% de los artistas afirma haber ejercido su oficio menos de 30 días en 2015, un descenso del trabajo que no está acompañado de una mejora salarial. De hecho, la situación es tan dramática que cada vez más artistas aceptan trabajar sin cobrar. La economía sumergida es otra alternativa, ya que un 11,7% de ellos admite cobrar en negro.

Similitudes y diferencias con el resto de desempleados

Aunque la crisis afecta a todos por igual, como pasa en otros muchos sectores las mujeres son las peor paradas entre los artistas. Su tasa de paro está seis puntos por encima de la de sus colegas masculinos, trabajan menos horas, su inserción laboral es más difícil y es más habitual ver a una artista trabajar sin contrato que a sus compañeros (el 13,9% frente al 9,9% de hombres). También cobran menos. Mientras el 39% de actores alcanza unos ingresos de 6.000 euros al año solo el 26% de mujeres presume de hacerlo.

La gran diferencia la encontramos en la edad, ya que los menores de 35 años trabajan más que los de 45. Eso sí, los datos tampoco son para echar las campanas al vuelo: un 48% de menores de 35 tiene trabajo, cinco puntos más que los mayores de 45 años. Aquí las diferencias por comunidades autónomas también son importantes; aunque Madrid es la meca del sector. El 53% de artistas vive en la Comunidad de Madrid, que tiene 6,9 intérpretes cada 10.000 habitantes cuando la media española es de 1,8.

A una distancia sideral está Catalunya, con un 18%. Hay que destacar que las tres comunidades que aparecen a continuación también cuentan con lengua y cultura propias, un estímulo más para el sector. Son la Comunitat Valenciana, Euskadi y Galicia, cada una con un 5% de los artistas registrados en AISGE. Los peor parados del estudio son los intérpretes riojanos, asturianos y castellanoleoneses, donde el sector cuenta con un desempleo por encima del 60%.

Un cambio de políticas

La solución a la situación, explican desde el sector, pasa por un cambio en las políticas culturales y la aprobación del Estatuto del Artista, una iniciativa de la Unión de Actores con la que antes de las elecciones de diciembre se comprometieron todas las fuerzas políticas. Este estatuto serviría para dignificar la profesión, igualando a los artistas con el resto de trabajadores en temas como las bajas por maternidad, la cotización o la representatividad laboral.

Sergi Mateu, actor y vicepresidente de AISGE, añade que las políticas culturales actuales tampoco ayudan a dignificar la profesión. En muchos casos se trata de una profesión vocacional, lo que hace más llevadero el hecho de tener que compaginarla con otros trabajos que poco o nada tienen que ver con la interpretación. Una vocación que no puede tapar que el 7,5% de los artistas con unos ingresos por debajo de 600 euros anuales cobra una prestación contributiva por desempleo, otro 7% percibe el paro y un 4% las ayudas de la Fundación AISGE.

Vía: El País

Foto: Hernán Piñera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...