La crisis acabó con el 45% de nuevos empleos

El reducido tamaño de unas empresas españolas que difícilmente llegan a 10 trabajadores y su falta de productividad hacen que el 45% de empleos que se han creado desde 2007 ya no existan.

Cada vez que se crea una empresa hablamos de la oportunidad laboral que supone, ya que necesitará trabajadores para salir adelante. Sin embargo, tras este impulso inicial, la mayoría de ellas no crece más y la generación de empleo se queda estancada. O desaparece. Según un informe del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y la Fundación BBVA el 45% de empleos creados desde 2007 ya no existen debido al poco tamaño de las empresas y a su poca productividad.

Las pymes, en especial las pequeñas empresas, son las dominadoras del tejido empresarial español. En España, un 93,8% de las empresas no superan los nueve trabajadores, mientras que en países como Alemania el porcentaje de empresas con menos de nueve trabajadores es de 81’8%. Francisco Pérez, director de investigación del IVIE, señala que las microempresas españolas que sobreviven tienen grandes problemas para generar más empleos, mientras que las medianas y grandes tienen una mayor productividad.

A medida que ganan tamaño, las dirección de las empresas se profesionaliza más, separándose de la propiedad e impulsando la productividad y, como consecuencia, la creación de puestos de trabajo, añade Pérez. Según este informe del IVIE, mientras que el año pasado las grandes empresas (más de 250 empleados) habían alcanzado los niveles de empleo previos a la crisis, mientras que las pequeñas empresas (10 a 49 trabajadores) están 22 puntos por debajo y en el caso de las microempresas la diferencia es de ocho puntos.

Si comparamos el caso español con el del otros países europeos, la gran diferencia es la debilidad de nuestras empresas. Si el 45% de empleos españoles creado en 2007 desapareció, en Alemania lo hizo un 25%. La excepción es Francia, con un 20% más de empleos. Los investigadores del IVIE también ponen el acento sobre el marco jurídico laboral y unos incentivos fiscales que frenan la productividad de las empresas y desalientan su crecimiento, por lo que piden nuevos incentivos para el crecimiento de las empresas y la generación de empleo.

Según el IVIE, uno de los pasos que debe dar el Gobierno es extender las ayudas y bonificaciones para empresarios o nuevos autónomos al crecimiento de las empresas; además de revisar las “carencias formativas” de los titulados españoles o de los sistemas de formación de desempleados. En el caso de los autónomos el problema es más grave, ya que el 50% de los que se dieron de alta en 2007 había desaparecido en 2010 y cinco años más tarde la tasa de destrucción de empleo era del 60%.

Vía: El País

Foto: Nemo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...