Hacer amigos en el trabajo: ¿si o no?

Te contamos los pros y los contras de hacer amigos en el trabajo

Hacer amigos en el trabajo: ¿si o no?

Si te planteas la cuestión de si es bueno o no hacer amigos en el trabajo, seguro que se debe a algún tipo de desengaño que has sufrido en este ámbito. En un principio, siempre y cuando sepas gestionar de forma adecuada las emociones en tu lugar de trabajo, hacer amigos no tiene nada de malo. Claro que debes ser capaz de definir el tipo de relaciones que deseas tener.

Las ventajas de hacer amigos en el trabajo

El ser humano es social por naturaleza. Un amigo se define como una persona de confianza, con la que te unes por afinidad. Seguro que hacer amigos en el trabajo te ayuda en gran medida en tu día a día, lo que tendrá efectos muy positivos en tu bienestar y en tu productividad.

Hay personas para las que es inevitable hacer amigos ya que son muy extrovertidas. También hay a quienes les ocurre justamente lo contrario: no saben cuáles son los pasos que deben dar para hacer y tener amigos en el trabajo. Hay ocasiones en las que buscan un apoyo sin demasiado esfuerzo y se encuentran con desaprensivos. O simplemente confunden sentimiento y su sensación de amistad es muy diferente a la del resto.

En cualquier caso, lo mejor es aplicar siempre la inteligencia emocional. Es una cualidad muy importante en todos los ámbitos de la vida, tanto personal como social y laboral. Gracias a la inteligencia emocional serás capaz de diferenciar a las personas que simplemente están siendo amables contigo de las que son amistades.

Desventajas de tener amigos en el trabajo

Más del 33% del tiempo total de tu vida lo pasarás en el trabajo. Como resulta lógico, ver a diario a las mismas personas puede ayudar a reforzar una buena relación. Sin embargo, también existen muchas más probabilidades de estropearla, sobre todo cuando se alarga en el tiempo. Además, en ocasiones se dan conflictos de intereses relacionados con el trabajo. Si estos conflictos no se saben gestionar de manera correcta, pueden darse sorpresas muy desagradables.

El principal inconveniente de enfadarte con un amigo en el trabajo es que debes seguir viéndolo a diario, algo que en otros momentos y aspectos de tu vida no ocurriría. Si tienes una ruptura con un amigo fuera del trabajo, solo tienes que dejar de quedar con él, y asunto solucionado.

Mantener la compostura cuando se entrecruzan conflictos a nivel emocional a diario es muy complicado. Si los conflictos llegan a mayores, el clima laboral puede llegar a ser insoportable.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...