Francia invertirá 2.000 millones de euros contra el paro

Con 3,57 millones de franceses sin empleo y una tasa de paro del 10%, Francia está en “estado de excepción contra el paro” y dedicará 2.000 millones de euros a la lucha contra el paro.

hollande

A François Hollande, Presidente francés, se le está atragantando su primera legislatura. Más allá de la amenaza terrorista y la política exterior, la popularidad del Presidente galo está por los suelos por culpa del desempleo. 3,57 millones de franceses, el 10% de la población activa, está si empleo -son 600.000 más que cuando Hollande llegó al Elíseo en 2012- y ahora Francia dedicará 2.000 millones de euros en la lucha contra el paro. Hollande incluso habla de “estado de excepción contra el paro”, y no es para menos.

Las medidas introducidas en estos últimos años no funcionan, y en el Partido Socialista no son pocas las voces que se han alzado contra la política de Hollande. Con el nuevo plan el gobierno galo quiere impulsar la formación de parados, que se llevará la parte más importante de la inversión. De hecho, en 2016 el objetivo es formar a medio millón de parados, el doble de los 250.000 que pasaron por las aulas en 2015.

Uno de los grandes lastres de la economía gala es la incapacidad de las empresas privadas a la hora de crear empleo. Entre mediados de 2013 y mediados de 2015 la empresa privada francesa tan solo generó 57.000 puestos de trabajo, una cifra a años luz de los 651.000 que se crearon en España o los 482.000 de Alemania. Así, se bonificará con 2.000 euros al año los contratos de seis meses o más en empresas de menos de 250 empleados siempre que el sueldo sea de 1,3 veces el salario mínimo.

Otra medida interesante es pasar de los 8.000 contratos de profesionalización que hay hoy en día a los 50.000. Se trata de una modalidad de contrato que combina a partes iguales la formación práctica y la teórica. La patronal empuja al gobierno francés para que también ponga en marcha una reforma laboral más profunda, con un despido más barato (aseguran que las dificultades para el despido impiden a la empresa contratar trabajadores), y el ejecutivo estudia limitar las indemnizaciones por despido.

Más allá de sus éxitos o fracasos en la lucha contra el terrorismo, Hollande se juega gran parte de su legado político en la lucha contra el desempleo. En 2017 hay elecciones presidenciales en Francia, y Hollande ha asegurado que no se presentará a la reelección si el paro no baja de forma “creíble”. Al ascenso del ultraderechista Frente Nacional y la derecha, de nuevo unificada alrededor de Sarkozy, la oposición a Hollande la completan los críticos en el propio Partido Socialista así que su futuro político se juega en la lucha contra el paro.

Vía: El País

Foto: Jean-Marc Ayrault

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...