España, líder de la OCDE en minijobs para jóvenes

Los jóvenes españoles son los que más recurren a los minijobs en la OCDE, pese a que prefieren otro tipo de empleos. Además, necesitan hasta 6 años para conseguir un trabajo estable.

minijob

España puede presumir de muchas cosas, pero no debería hacerlo del trato que reciben sus jóvenes una vez llegan al mercado laboral. El 22% de jóvenes entre 15 y 24 años tienen minijobs, la tasa más alta de la OCDE, donde la media no pasa del 4%. Se trata de empleos de unas 15 horas a la semana, con un sueldo alrededor de los 400€ que no les permite independizarse ni vivir de él. No es lo que quieren, pero como reconoce la propia OCDE muchas veces es la única alternativa que se les presenta.

Así, la OCDE hace una diferenciación entre los jóvenes integrados, con un empleo estable, un sueldo decente y seguridad, y los jóvenes marginados, obligados a desempeñar trabajos temporales, normalmente poco productivos, con un sueldo bajo y que se suelen alternar con fases de desempleo. Pero esto no es todo, porque los jóvenes españoles necesitan hasta seis años para conseguir un trabajo estable. El subempleo, añade la OCDE, provoca menos productividad y aumenta el riesgo de pobreza aunque se tenga trabajo.

En su informe, el organismo da algunas pistas sobre los problemas del mercado laboral español, como unos niños y jóvenes con un nivel de competencias inferior al de otros países desarrollados, 10 millones de adultos con muy baja cualificación, la gran cantidad de ninis y parados de larga duración, la falta de formación en los puestos de trabajo o la poca potenciación de las personas muy cualificadas. Además, añade la descoordinación entre organismo o la falta de información sobre las oportunidades de inserción laboral.

El porcentaje de ninis ha bajado hasta el 20%, una cifra muy elevada que deja a España al nivel de Grecia, Italia o México; aunque la OCDE señala que no es porque los jóvenes sean vagos sino por la falta de oportunidades de empleo. Una falta de oportunidades que los convierte en candidatos a desempleados de larga duración. Si miramos a los institutos la cosa no mejora: el 25% no acaba la ESO, un 33% de estudiantes repite algún curso y cerca de otro 25% necesita hasta dos años extra para acabar sus estudios.

A la hora de afrontar el acceso al mercado laboral vemos que son precisamente estos jóvenes con poca cualificación los más reacios a participar en programas de formación, todo lo contrario que sus compañeros más cualificados. Quizá por eso la OCDE indica que hay 10 millones de trabajadores entre 25 y 64 años con un bajo nivel de rendimiento en compresión lectora o competencia matemática, un 37% frente al 23% de la OCDE. Y de ellos 6,6 millones seguirán en el mercado laboral en 2025.

Vía: El Mundo

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...