Errores más comunes en una entrevista de trabajo

Algunos de los errores más comunes son llegar tarde, exagerar el currículum, hablar mal de los antiguos jefes, improvisar y la forma de vestir.

La gran mayoría de ofertas de empleo exigen una entrevista de trabajo, una prueba oral donde se conoce al futuro trabajador. No cabe la menor duda que, en la actualidad, una entrevista de trabajo puede ser decisiva, junto al curriculum vitae. Existen muchos tips para realizar una entrevista de trabajo perfecta pero que información existe sobre los errores más comunes en una entrevista de trabajo.

¿Qué es lo que no se debe hacer en una entrevista de trabajo? ¿Cómo hacer una perfecta entrevista de trabajo? ¿Cómo destacar frente al resto de rivales? ¿Cómo convencer al entrevistador? ¿Cuáles son los errores más comunes? Descubre cómo hacer una buena entrevista de trabajo y no caer en los errores más comunes en esta prueba tan decisiva a la hora de ser contratado.

No es conveniente la improvisación en una entrevista de trabajo ya que si de verdad se aspira a conseguir un puesto de trabajo siempre hay que preparar la entrevista personal. Es muy aconsejable investigar sobre la empresa, es decir, cuáles son los valores, el organigrama, el perfil ideológico o la reputación que tienen en el sector, entre otras cosas.

A una entrevista de trabajo nunca se tiene que llegar tarde. El candidato debe localizar el sitio y calcular el tiempo que tardará en llegar. Obviamente, es mejor que sobre tiempo que no que falte tiempo y se llegue tarde a la entrevista de trabajo. La puntualidad es un punto muy importante para muchas empresas.

Otro error muy común en las entrevistas de trabajo es la forma de vestir. En la gran mayoría de empresas, la apariencia sigue siendo nuestra carta de presentación. Para elegir la vestimenta adecuada se recomienda conocer cómo visten los trabajadores y en todo caso lo mejor es no llamar la atención, no usar perfumes fuertes y no llevar gafas de sol.

Los entrevistadores valoran la sinceridad es por ello que no vale decir lo que el entrevistador quiere oír ya que puede provocar una pérdida de la personalidad del candidato. Eso sí, nunca hay que faltar el respeto al entrevistador ni hablar con prepotencia. Además, también es un error pensar que el entrevistador debe hacer todas las preguntas. Una entrevista de trabajo no deja de ser un acuerdo entre dos personas. Está claro que el entrevistador es quién dirige la entrevista pero el candidato también puede hacer preguntas relacionadas con las condiciones, las responsabilidades o el horario.

Un punto fuerte en las entrevistas de trabajo es la experiencia profesional. En la gran mayoría de casos se tiende a exagerar. Es un error pensar que el entrevistador no se va a enterar de los trabajos realizados anteriormente. Mentir en la elaboración de un curriculum vitae para conseguir un puesto de trabajo es uno de los errores más comunes en las entrevistas de trabajo. Al final se acaba sabiendo toda la verdad. Lo primero que hace el responsable de Recursos Humanos es comprobar si los datos y la información del CV del candidato es correcta o no. Por lo que mentir en la entrevista de trabajo es nulo.

Por último pero no menos importante es un error hablar mal de los antiguos jefes. Es normal que en una entrevista de trabajo se hable de los trabajos pasados pero nunca, bajo ningún concepto, hay que hablar mal de los jefes ni de los empleados.

VÍA/ elconfidencial

FOTO/ JMCABELLO1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...