El Tribunal de Cuentas detecta irregularidades en los cursos de formación

El Tribunal de Cuentas denuncia malas prácticas en los cursos de formación de las empresas. La falta de control del SEPE y la Seguridad Social tampoco ayudan a acabar con ellas.

3467533195_01e8713987_o

El caso de los ERE de Andalucía es el mejor ejemplo de mala praxis y despilfarro de dinero público en los cursos de formación, pero hay más. Así lo denuncia el Tribunal de Cuentas en un informe que está preparando y del que hemos conocido algunos detalles, donde revela las irregularidades en los cursos de formación que organizan las empresas. Las empresas que ofrezcan formación pueden dejar de pagar ciertas cuotas a la Seguridad Social, una bonificación que les sirve para pagar los cursos de formación. Estas son las prácticas fraudulentas más comunes:

  • Formación innecesaria: la primera mala práctica que revela el Tribunal de Cuentas es que los trabajadores no reciben la formación que necesitan o les interesa para su puesto de trabajo, sino la que les interesa a las entidades que ofrecen la formación, así que esta es de mala calidad y en ocasiones no sirve.
  • Facturas infladas: un clásico que en 2012, año del informe, permitió a 1.064 empresas superar en más de 1.000 euros los márgenes previstos y a 26 en más de 10.000, una práctica que permite a las empresas conseguir financiación gratis… hasta que se descubre el fraude. Además, luego no hay multa, basta con que devuelvan el dinero de más que han cobrado, sin intereses, para solucionar la situación.
  • Contabilidad creativa: relacionado con las facturas infladas, el Tribunal de Cuentas detecta que algunas de las empresas que organizan los cursos de formación presentan facturas con pocos costes de organización y muchos de impartición sin justificar. Los costes de organización deben estar por debajo del 25% de los de impartición, por lo que no se opera el máximo fijado para la bonificación de los cursos, es decir, se cobra más por hacer lo mismo.
  • Demasiadas horas: en la formación a distancia también hay problemas, como la dificultad para controlar las horas necesarias. Esta situación ha provocado un alarmante aumento de las horas de duración de los cursos para lograr la mayor bonificación posible de la Seguridad Social.

En 2012 se destinaron 560 millones de euros a cursos de formación, pero el Tribunal de Cuentas critica al SEPE y a la Seguridad Social la falta de control. Por ley, solo un 5% de cursos se deben controlar, pero el 68% de actuaciones en tiempo real de 2012 acabaron revelando -y evitando- alguna de esas malas prácticas. El Tribunal también considera demasiado tiempo los dos años necesarios para el seguimiento y control, lo que pone en riesgo la prescripción del derecho a exigir el dinero malgastado.

Vía: Cadena SER

Foto: Eric Caballero

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...