El talento femenino no se aprovecha en las grandes empresas

La Comisión Europea se ha manifestado a favor de que los países de la Unión incentiven el establecimiento de cuotas en los consejos directivos de las grandes empresas. Hasta el momento la autorregulación que recomendaban países como España no ha funcionado.

En el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, celebrado el pasado 8 de marzo, la Comunidad Europea ha aprovechado para lanzar la voz de alarma sobre las desigualdades que existen entre hombres y mujeres en los puestos de dirección.

¿Llegará la paridad a los consejos de administración de las empresas?

Ciertamente, si comparamos vuelos de puente aéreo o los que llevan ejecutivos y directivos de grandes empresas con vuelos a Tenerife, por ejemplo, no se acostumbra a ver a muchas mujeres en los primeros. Esto es porque sólo el 13% de los puestos de dirección está ocupado por mujeres y, más concretamente, sólo el 2,4% de las mujeres alcanza puestos de presidencia de grandes compañías.

¿A qué puede deberse esta situación? Evidentemente no es algo que se pueda achacar a la formación o preparación profesional, ya que en países como España y el resto de miembros de la Comunidad Europea ésta es la misma. Al contrario, estadísticamente, el 60% de las personas que se licencian en la universidad son mujeres, por lo que en consecuencia deberían tener más posibilidades de llegar a ocupar puestos en los que tomen decisiones. La respuesta puede estar más bien en cuestiones sociales relacionadas con el sexismo.

Se ha puesto de manifiesto en muchas ocasiones que la incorporación de mujeres en los consejos de administración de las empresas ha supuesto un aumento de los beneficios y es en esta circunstancia en la que se apoya la Comisión Europea (en boca de Viviane Reding, vicepresidenta y comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales y Ciudadanía) para hacer ver a las grandes empresas lo rentable que puede ser contar con voces femeninas en la toma de decisiones.

En este sentido, lo que se propone desde la Comisión Europea es que los países se planteen incentivar el establecimiento de cuotas en los consejos directivos, teniendo en cuenta sobre todo que las empresas por sí solas no han sido capaces de autorregularse. Como ejemplo de la regulación estatal destaca Noruega, donde en siete años las mujeres han pasado de ocupar el 10% a alcanzar el 42% de los puestos directivos. En 2011, países como Francia, Holanda, Bélgica o Italia imitaron este modelo, pero sus empresas todavía están en proceso de adaptación.

España tiene sólo un 11,5% de mujeres en los consejos de dirección de las empresas, muy por debajo de la recomendación del 40% que se había marcado desde el Gobierno. Quizás sea momento de seguir las indicaciones de Bruselas y empezar a establecer cuotas para intentar compensar la deriva sexista, que también se deja notar en trabajos menos remunerados en los que la brecha salarial entre hombres y mujeres es más evidente.

Fuente: El País

Foto: ilovememphis en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...