El sector terciario se «comió» al resto durante el 2019

En España el sector terciario se ha comido al resto. La mayoría del empleo creado pertenece al sector servicios, mientras que la industria y el campo siguen cayendo

sector terciario

Uno de los dichos más repetidos en nuestro país es que la mayoría del empleo está relacionado con la hostelería y con el sector terciario. Además, también se dice que la industria decae cada vez más y que ya casi no hay. Estos dichos resultan ser muy ciertos y con datos se demuestran.

Según el Ministerio de Trabajo, casi el 76% del trabajo en nuestro país pertenece a este sector. En cambio, las manufacturas sólo tienen el 12% aproximadamente y la construcción poco más de un 6%. El sector peor parado es el primario, el cual no llega ni a ser del 6%.

El sector terciario seguirá creciendo

Este crecimiento del sector servicios ha aumentado exponencialmente a lo largo de estos años. Durante el año pasado creó casi el 95% de todos los puestos de trabajo de nuestro país. En cambio, la industria y el ladrillo, aunque también han creado empleo, su porcentaje sobre el trabajo total es menor.

Al final, se calcula que desde el año 2007 antes de la primera crisis, la industria ha perdido un total de 600.000 puestos de trabajo.

El sector primario y el campo tiene una situación aún peor, pues aquí no sólo se pierde peso sobre el empleo total, sino que se destruyen puestos de trabajo. Durante el año pasado se perdieron más de 30.000 puestos de trabajo.

Las causas del crecimiento

Los expertos lo achacan a varios factores: el primero de ellos es la desaceleración económica debido al Brexit y la reducción en las exportaciones. Añaden además que esto no sólo ha ocurrido en España, sino que toda la zona euro estuvo todo 2019 en recesión.

Eso sí, también dijeron que en nuestro país hay mucho crecimiento relacionado con el consumo interno, algo que aumenta el peso del sector servicios.

Además, se dijo que no se ha promocionado el crecimiento del sector industrial y que la regulación laboral ha disuadido a los grandes inversores industriales. También se culpó a la educación anticuada y al desprestigio de las FP, haciendo que el talento industrial disminuya.

Menos industria no tiene por qué ser algo malo

Tradicionalmente se relaciona el sector servicios con la hostelería, un sector precario y mal pagado. Con la industria pasa al revés, pues se relacionan con trabajo estable y bien pagado.  Sin embargo, todo esto ha cambiado gracias a la tecnología.

Hay actividades del sector servicios con estrecha vinculación a las empresas tecnológicas, las cuales proporcionan empleo estable y bien pagado. Un buen ejemplo son las empresas de consultoría.

Eso sí, queda un largo camino por recorrer, pues seguimos anclados en sectores muy tradicionales con poco I+D. Sin embargo, es posible que eso cambie en un futuro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...