El paro aumenta un 100% entre los discapacitados por la crisis

Tras una década de crecimiento, la contratación de discapacitados ha bajado de forma alarmante por culpa de la crisis. El paro ha subido un 100%, y seis de cada diez son desempleados de larga duración.

Jóvenes, extranjeros, desempleados de larga duración o mayores de 50 años… son algunos de los colectivos en que nos fijamos a la hora de hablar del paro, aunque hay uno que muchas veces parece invisible: el de los discapacitados. Los datos de la Seguridad Social al respecto no puede ser más alarmantes: desde que hace cinco años empezó la crisis, el paro ha subido un 100% entre los discapacitados. Con 1’2 millones de personas en edad laboral con un certificado de discapacidad, que suponen el 4’11% de la población que podría trabajar.

A finales de 2012, había 131.514 personas discapacitadas inscritas en las listas del paro, lo que representaba el 2’71% de desempleados de toda España. No deja de ser preocupante que el 60% fuesen parados de larga duración -más de un año desempleados- mientras que la media española es del 40%. La mayoría de ellos son hombres, y más de la mitad, un 55%, padecen algún tipo de discapacidad física. Además, queda patente la relación entre edad y antigüedad, ya que a mayor edad permanecen más tiempo como desempleados.

Si trazamos un perfil sobre este tipo de desempleados, sería una mujer -51’40%- que en cuatro de diez casos no ha acabado la Educación Secundaria Obligatoria (en cambio, el paro entre discapacitados con titulación superior no pasa del 9’70%). Probablemente, procedería del sector terciario, con un 66’38% de paro entre los discapacitados mientras que en el resto de población no llega al 50%. Agricultura y construcción no son ajenos al problema, ya que desde 2008 el número de parados discapacitados en estos sectores ese ha multiplicado por tres.

También se ha  producido un retroceso en la contratación. Si en la década previa a la crisis la contratación de personas con alguna discapacidad había crecido un 27’74%, por encima del resto de la población, a partir de 2008 la situación giró 360 grados y en 2012 la contratación de discapacitados cayó un 3’32%, más del doble que el resto de la población donde la reducción fue del 1’33%. Solo se firmaron 150.331 contratos a discapacitados, a penas el 1’06% de los contratos registrados en todo el año.

Los discapacitados tampoco son ajenos a la reducción de los contratos indefinidos, a la vez que la contratación temporal experimentaba un crecimiento. Por su parte, las mujeres han reducido la brecha respecto a los hombres, que copan el 58% de contratos. Finalmente, la movilidad es prácticamente nula ya que solo un 6’42% de discapacitados trabajan fuera de la provincia donde tienen fijada su residencia. En cuanto al perfil profesional del trabajador discapacitado suele ser el de trabajador de la industria o los servicios que tiene la ESO.

Fuente: La Vanguardia

Foto: jbarcena

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...