El empleo que se crea en España es de mala calidad

De acuerdo con un estudio del FMI, el empleo ha crecido en España, pero en sectores que podrían considerarse de baja calidad.

El empleo que se crea en España es de mala calidad

A principios del mes de octubre, el Fondo Monetario Internacional manifestó que el mercado laboral de España recuperó un poco. Argumentan principalmente tres motivos:

  1. Moderación salarial.
  2. Recobrada competitividad externa.
  3. Reformas laborales.


No obstante, también aclaran que no se observa un “cambio de modelo en el mercado de trabajo”. ¿A qué se debe esto? Pues que la mejora “ha sido conducida predominantemente por una expansión del empleo de baja productividad”, explican. Para explicarlo mucho mejor: este crecimiento se ha dado en sectores de baja cualificación y baja productividad. En estos últimos los incentivos para invertir en la mano de obra es muy baja. De acuerdo con el FMI, la mitad de los trabajos desaparecidos durante la crisis pertenecían a la construcción. Estos trabajadores poseen bajos, por no decir escasos, niveles de formación.

Hoy en día, analizan, las oportunidades se hallan en los siguientes sectores: comercio, hostelería, otras áreas relacionadas con el turismo, sector público, actividades administrativas y servicios de bajo valor añadido. Todos son actividades de productividad muy baja.

Este organismo financiero reconoce el crecimiento en algunos sectores mucho más productivos, sobre todo en algunas industrias y en las comunicaciones. Ahora bien, este desarrollo se concentra principalmente en Madrid.

En cuanto a cifras, aproximadamente 6% del empleo se ha dado en el turismo, en las áreas de transporte aéreo, servicios de agencia de viajes y alojamientos y touroperadores. Otro cuarto en las actividades profesionales y administrastivas. 14% en el sector público.

Las comunicaciones y los trabajos inmobiliarios han crecido con más fuerza, pero apenas representan 3,5% del empleo. De igual manera lo han hecho las consultorías, actividades científicas y técnicas, así como los servicios profesionales. El inconveniente está en que todas estás áreas juntas apenas representan el 2% del trabajo.

Ahora bien, en términos reales tal vez el verdadero problema se encuentra en otro asunto. Y es que uno de los escollos de España es que los puestos de trabajo creados no van con los conocimientos y habilidades de las personas. El FMI explica que “la fuerza laboral española está mejorando su formación, pero el grueso del empleo se sitúa en áreas con menores exigencias en cuanto capacitación“.

La situación deriva en que hay muchas personas sobrecualificadas para sus puestos de trabajo. España ofrece pocos trabajos de alta cualificación en comparación a otros países de Europa. Esto significa que hay personal capacitado con falta de motivación, y que las personas sin formación alguna tienen enormes dificultades para integrarse al mercado laboral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...