Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Hoy día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Esta jornada, reconocida por la ONU, ha sido denominada durante años y aún se la conoce como ‘Día de la Mujer Trabajadora‘. Y es que su nacimiento data de la época de la revolución industrial y en pleno auge del movimiento obrero. Aunque fue en 1910 cuando se acordó celebrar este día, fue el 19 de marzo de 1911 cuando miles de mujeres de toda Europa lo llevaron a cabo por primera vez, dispuestas a lograr cambios en la sociedad que les dotaran del protagonismo que merecían: el mismo que el de los hombres, ni más ni menos. Las reivindicaciones femeninas de principios de siglo XX se resumían en cuatro derechos hoy garantizados en el Viejo Continente. El derecho a voto, a la formación profesional, al trabajo y no discriminación laboral por género y a la ocupación de cargos públicos.

Mujeres trabajando en una fábrica de conservas

Han pasado ya 100 años desde la celebración de aquel primer Día de la Mujer. Por el camino han quedado alegrías y tragedias, como demuestran otras efemérides relacionadas con la mujer que también se celebran este año. Así, también en marzo de 1911 murieron cerca de 150 mujeres en un incendio de una fábrica neoyorquina, una tragedia de la que posteriormente se culpó en gran parte a las condiciones de trabajo del lugar. En un plano mucho más positivo se enmarca la consecución del voto femenino en el año 1931, un logro del que se celebra el 80 aniversario a pesar de que no se ejerciera en la práctica hasta 1933.

Poco a poco los derechos solicitados por aquellas mujeres de principios del siglo XX se han hecho realidad, pero aún mucho camino por recorrer. Si nos fijamos en los cuatro derechos reivindicados, observamos que los primeros son hoy algo incuestionable. Pero, ¿qué sucede con los dos últimos? Hace poco hablamos de las diferencias salariales y de ocupación entre hombres y mujeres. También de cómo la percepción de la sociedad, incluso la que llega de las altas esferas, sigue asignando a la mujer el papel fundamental en el cuidado de los hijos, aunque de manera casi inconsciente. Así pues, la igualdad está garantizada pero no aceptada. La Unión Europea, en cuyas más altas instituciones tampoco hay predominio femenino, ha decidido tomar cartas en el asunto.

Según informan en el diario El Mundo, Viviane Reding, comisaria europea de Justicia y Derechos Fundamentales, ha retado a las grandes empresas a aumentar la presencia de mujeres en sus consejos de administración. El objetivo es llegar al 40% durante esta década, pero los efectos deberán notarse mucho antes. Y es que Reding pasará revisión tal día como hoy en 2012 y, si no observa evolución alguna, propondrá mecanismos de control e incluso sanciones a las grandes compañías que participen en bolsa y estén sujetas a la regulación nacional o europea. Los últimos datos apuntan que solo un 12% de los miembros de consejos administrativos en la UE son mujeres. En el caso español, este porcentaje desciende hasta el 8%.

Foto: Women working in a cannery por State Records NSW en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...