Delphi Barcelona anuncia su cierre definitivo

Delphi ha anunciado el cierre de su planta en Sant Cugat por una falta de trabajo y competitividad que niegan los sindicatos. A finales de año dejará en la calle a sus 500 trabajadores.

delphi

Malas noticias para el sector del automóvil en nuestro país, que últimamente nos había dado buenas noticias. Delphi ha anunciado el cierre de su planta en Sant Cugat a finales de año, lo que implica el despido de sus 500 trabajadores; una decisión que supone el fin de una factoría histórica. La planta, dedicada a la fabricación de componentes para el automóvil, se había instalado en esta localidad de Barcelona en 1962. Además los 500 trabajadores que tiene en nómina, la planta da empleo de forma indirecta a otros 200.

Desde la dirección de la empresa norteamericana justifican esta drástica decisión por un entorno económico y de negocio que, a su juicio, no permite que la planta sea competitiva debido a sus costes estructurales y a una reducción de la carga de trabajo que impide mantener la actividad. Un punto de vista que como es habitual no comparten los sindicatos, que ya preveían una situación parecida después de ver cómo Renault y Daimler, principales clientes, reducían sus encargos en los últimos meses.

Jose Antonio Morán, presidente del Comité de Empresa de Delphi en Sant Cugat, asegura que la planta de la ciudad barcelonesa es moderna y que la plantilla está bien formada, por lo que son competitivos. Morán considera que el cierre se debe a la intención de la empresa de deslocalizar la producción a países más baratos: “quieren ponernos al nivel de costes de sus fábricas de Rumanía, y eso no podemos permitirlo”, explica.

Ante la reducción de encargos de los últimos meses de 2015, la plantilla de Delphi recurrió a una empresa especializada en la búsqueda de inversores para hacerse cargo de la actividad de la planta. Morán explica que buscan empresas dedicadas a los componentes para automóviles, aunque no se descarta la aparición de un salvador de otro sector. Mientras, Delphi aseguró a los sindicatos que colaborará para reducir los efectos negativos del cierre y “trabajará para fomentar la reindustrialización” de las instalaciones de Sant Cugat.

Delphi cuenta con cuatro plantas en España: Sant Vicenç els Horts, Zaragoza, Pamplona y Sant Cugat, donde se producen bombas de inyección para motores diésel. También estuvo en Puerto Real (Cádiz) donde cerró en 2007 con 1.600 despidos. La planta de Sant Cugat llegó a emplear a más de 1.000 trabajadores, pero diversos ERE, el último en 2018 con 126 despidos, entre ellos 31 salidas forzosas además de 36 prejubilaciones y 59 bajas voluntarias, redujo su plantilla hasta el medio millar de trabajadores actuales.

Vía: Cinco Días

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...