¿Cuáles son las ventajas y desventajas del trabajo ocupacional?

La labor social o las subvenciones a la contratación son algunas de las ventajas del trabajo ocupacional. Entre los contras, no saber cómo compatibilizar la discapacidad con el empleo.

Igual que ser empresario o trabajar desde casa, el trabajo ocupacional tiene sus ventajas y sus desventajas. Pero antes de entrar a analizar sus puntos fuertes y sus debilidades, hay que definirlo. Podríamos decir que el trabajo ocupacional es aquel que permite la integración y desarrollo en el entorno laboral de personas discapacitadas intelectualmente o enfermas mentales. De esta forma, se lucha por su integración sociolaboral y consiguen una gran autoestima, además de asegurarse cierta autonomía económica.

Una vez definido el trabajo ocupacional, llega el momento de considerar sus pros y sus contras. La primera gran ventaja de contar con trabajadores discapacitados debería ser la felicidad por ayudar a los que más lo necesitan dándoles una oportunidad de ganarse la vida con aquello que más les gusta. Las empresas que contratan trabajadores con cualquier tipo de discapacidad o con alguna enfermedad mental realizan una importante labor social que no siempre está reconocida por la sociedad.

Muchas veces, la contratación de este tipo de trabajadores suele ir acompañada de ciertas ventajas económicas o fiscales como recompensa a esta labor social. Los empresarios que los contraten de forma indefinida a tiempo completo recibirán una ayuda de 7.814 euros, que en el caso de las contrataciones parciales se reducirá proporcionalmente a jornada laboral. Hay una bonificación del 100% de la cuota a la seguridad social; y también existen subvenciones para adaptar los puestos de trabajo op ara la eliminación de barreras arquitectónicas.

Seguro que algunos empresarios incluyen en el capítulo de desventajas la obligatoriedad de que cada empresa con una plantilla de 50 o más trabajadores está obligada a tener un 2% de trabajadores con discapacidad, indiferentemente de si pertenece al sector público o al privado. Este 2% se calcula a partir del total de trabajadores, y no por centros, y se incluye a todos los empleados, sin importar el tipo de contrato. Sin embargo, nosotros nos negamos a añadirlo al capítulo de desventajas, ya que es una forma eficiente de facilitar la integración laboral.

Una de las desventajas podría ser la productividad, aunque todo depende de cómo gestionemos la compatibilidad entre la discapacidad y el puesto de trabajo. Hay casos en los que la discapacidad se convierte en una herramienta más para ciertos empleos, ya que las personas sordas se concentran mejor, lo que los hace ideales para trabajar como informáticos o programadores; o los discapacitados intelectuales se adaptan perfectamente a las tareas rutinarias.

Podemos encontrar más información sobre discapacitados y empleo en la página web del Ministerio de Empleo.

Foto: Ayuntamiento de Valdemoro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...