Consejos para evitar trabajar bajo presión

La gestión del tiempo o la buena organzación puede reducir la sensación de presión en tu puesto de trabajo

En todas las empresas existen momentos donde se exige trabajar bajo presión. En muchas ocasiones, los trabajadores suelen tener estrés debido a que es necesario trabajar y entregar un proyecto en las fechas límites.

Trabajar bajo presión implica tener en cuenta que el tiempo y los recursos pueden llegar a ser limitados debido a la complejidad de la tarea. Hay que recordar que el estrés puede provocar diferentes reacciones, conductas e, incluso, intensidades de respuestas en el puesto de trabajo. Es por ello que es necesario conocer algunos consejos sobre cómo evitar trabajar bajo presión.

El primer consejo a tener en cuenta para saber cómo combatir el trabajo bajo presión es analizar las tareas diarias para ser capaz de separar las tareas más importantes de aquellas que son secundarias. Para ello se aconseja identificar y jerarquizar las tareas del día, revisar el contenido realizado a lo largo de la jornada laboral y conocer todos los recursos necesarios para desempeñar la tarea asignada.

Otro consejo es manejar el tiempo. Este es un punto muy importante para combatir el estrés y lidiar con una carga de trabajo pesada. Los expertos manifiestan que con una planificación adecuada de las tareas, el estrés puede disminuir de forma considerada y, además, se pueden conseguir altos resultados en la empresa. Pero sobre todo, se puede disfrutar de tiempo libre fuera del trabajo ya que no es conveniente llevarse el trabajo a casa.

El tercer consejo para combatir trabajar bajo presión es conocer qué tareas consumen un mayor tiempo y cuáles necesitan mayores recursos.

Tener una lista de actividades propia ayuda, en gran medida, a conocer cuáles son los objetivos a corto y medio plazo y aquellas tareas que necesitan una prioridad. Jerarquizar las tareas ayuda para no trabajar bajo presión y saber en cada momento qué actividades quedan por realizar.

En este sentido, muchos expertos recomiendan tener una agenda donde poder planificar el día a día del trabajo o de la universidad. Es por ello que llevar una agenda precisa con tiempos específicos evita que las tareas se acumulen o se pospongan para otro momento.

Por último, pero no menos importante, también hay que tener en cuenta que distribución del trabajo ya sea en la oficina o en la universidad. Hay que recordar que no es negativo ayudar a otros compañeros en sus tareas para conseguir una mayor efectividad y agilidad en el trabajo sino todo lo contrario.

En ocasiones es necesario delegar una tarea en otra persona para conseguir mayores resultados pero eso sí en pequeñas porciones a los miembros del grupo de trabajo o de universidad.

VÍA/ MBA

FOTO/ esgrasiao

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...