¿Confiar en ti mismo ayuda a conseguir un puesto de trabajo?

Tener confianza en uno mismo es importante a la hora de conseguir trabajo, lo mismo que para alcanzar cualquier otra meta. Pero no se trata de hacer teatro sino de ser sincero. Si te falta confianza puede que te ayude leer este texto.

confiar en ti mismo

Dicen que llegamos a ser lo que soñamos, que cuando uno desea algo con fuerza, con esa fuerza que es capaz de desatar en la persona todas sus capacidades, puede conseguir aquello que persigue. De la misma manera se puede pensar que cuando uno tiene confianza en su capacidad para encontrar trabajo, terminará dando con él, por mucho paro que haya. Confiar en tus posibilidades te abre la puerta a un empleo.

Evidentemente puede haber excepciones, porque el mercado laboral está bastante mal, pero si uno se siente derrotado ya de antemano, lo va a tener más difícil. Es posible que otros confíen en alguien porque intuyan sus posibilidades, pero si no se va correspondiendo con la confianza que la propia persona tiene en sí mismo, al final las expectativas generadas, por muy ciertas que fuesen, terminarán desapareciendo.

Robert Walters, presidente y fundador de Robert Walters, entidad que se dedica a ayudar a encontrar talentos a quienes los buscan y a conseguir empleo a quienes lo demandan, dice, a este respecto, que un candidato: “Debe tener confianza en él mismo para acceder al puesto. Aunque no esté seguro tiene que ser capaz de transmitirlo. Las competencias técnicas son importantes, pero la capacidad para comunicarlo marca la diferencia”.

Sus palabras recuerdan el dicho de “no basta serlo, también hay que parecerlo”. Vaya por delante que es una expresión que nunca me ha gustado, pues aunque tiene su parte de verdad, puede sonar un poco hipócrita, si no se entiende bien.

Dice Robert Walters que “aunque no esté seguro (el candidato) tiene que ser capaz de transmitirlo”. Con todos mis respetos a tan buen profesional, la afirmación me parece arriesgada. Primero porque si uno no confía en sí mismo, difícilmente va a trasmitir algo diferente. Y segundo, porque en el caso de que consiga hacerlo, puede que engañe a la otra persona, pero no se va a poder engañar a sí mismo, y pronto o tarde la falta de confianza le pasará factura. Por lo tanto: primero confiar en uno mismo y luego parecerlo, conseguir que los demás se den cuenta de ello.

Cómo confiar en uno mismo

Es muy fácil decir: “tú, confía en ti mismo y verás como consigues trabajo”. Si se lleva ya tiempo desempleado, la confianza en uno mismo puede ir disminuyendo, pues cuanto más se prolonga esa situación, mas se va minando esa confianza. Por eso, para conseguir tenerla intacta, conviene incorporar ciertas rutinas personales.

  1. Cultiva tu confianza a diario. No dudes de tus posibilidades: ¡eres capaz de hacerlo! Si es necesario, repítelo las veces que sean necesarias hasta que realmente lo interiorices.
  2. Recuerda tus logros. Escribe todo aquello que hayas conseguido. Si has sido capaz de conseguir esos logros ¿por qué no otros? Si lo has conseguido en otros momentos ¿por qué no ahora? Al repasarlos entenderás lo capaz que has sido y eres.
  3. Mantén una actitud positiva. No te dejas llevar por el pesimismo. Aléjate de todo aquello que te haga sentirte menos. El vaso siempre medio lleno, no medio vacío.
  4. Recíclate constantemente. Adquiere nuevos conocimientos para aportar mayores capacidades a tu currículum. Estar ocupado y afrontar nuevos retos te hará sentirte útil y preparado.
  5. No basta con que cuides tu mente, es necesario también cuidar tu salud. Todo influye en el estado de ánimo. No te dejes arrastrar por la apatía, come de forma saludable, descansa como es debido e incluye rutinas deportivas.

La suma total de todo lo anterior será lo que te haga tener una buena autoestima, aumentarla y encarar de forma optimista la búsqueda para conseguir empleo.

Confiar en uno mismo y parecerlo

Donde más te interesa mostrar y demostrar la confianza que tienes en ti mismo es en las entrevistas de trabajo. Si realmente tienes confianza no pienses que estas haciendo teatro, es justo todo lo contrario, se trata de que te manifiestes como eres con toda sinceridad. Sé tú mismo y no finjas ser quien no eres.

  • Para mantener y demostrar la confianza en ti mismo durante una entrevista de trabajo y no tirar por la borda todo lo conseguido hasta entonces, conviene relativizar la situación y entender que en realidad, cualquier persona supera pruebas mucho más difíciles en su vida que una entrevista laboral.
  • En los minutos previos a la entrevista, centra toda tu energía en recordar un momento de tu vida que te aporte bienestar y seguridad. Apaga el teléfono móvil antes de la cita para que no haya ningún tipo de interrupción, y no mires el reloj durante ella porque eso indica impaciencia por tu parte.
  • Intenta ver al seleccionador de recursos humanos como una persona amable y cercana que realiza su trabajo lo mejor que puede y no te centres en el resultado de la misma. Si vas a la entrevista con mucha presión te bloqueas y te paralizas. Intenta quedarte satisfecho contigo mismo, simplemente, por tratar de dar lo mejor de ti.
  • Céntrate en el momento presente. Pon toda tu atención en las preguntas del seleccionador de recursos humanos y tómate un tiempo para pensar antes de responder. No te sientes en la silla mientras que el entrevistador no te invite a hacerlo.
  • El exceso de seguridad y de confianza, en ocasiones, puede traducirse en altanería. Es preferible ser sencillos y apostar por una comunicación empática y asertiva; ya sabes, esa habilidad social que te permite ser claro, franco y directo, diciendo lo que quieres decir, sin herir los sentimientos de otros, ni menospreciar su valía, sólo defendiendo tus derechos como persona.

Realizar, previamente a la entrevista, un curso sobre habilidades para hablar en público, te ayudará a dominar mejor tu lenguaje no verbal. La comunicación corporal tiene más peso que las palabras en un diálogo. Conseguirás seguir aumentando la confianza en ti mismo a medida que vayas superando pruebas de estas características. No hay como lanzarse al agua para aprender a nadar, pero conviene hacerlo con flotador si todavía no se sabe.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...