Cómo volver al trabajo con seguridad y sin miedo después del confinamiento

El confinamiento está terminado y la gente está volviendo al puesto de trabajo, aunque con miedo debido al virus. Eso sí, hay formas de evitar el pánico mientras nos protegemos para evitar el contagio

volver al trabajo con seguridad

El Coronavirus provocó el confinamiento de millones de españoles, mandando a casa a los trabajadores no esenciales. Eso sí, desde el mes pasado, poco a poco muchos han ido volviendo al trabajo.

Eso sí, la peligrosidad del virus ha provocado que mucha gente tenga miedo a contagiarse. Eso sí, realmente hay formas de superar ese miedo y no coger el virus.

Cómo evitar el miedo al volver al trabajo

Es normal tener miedo debido a lo peligroso que es el virus y lo contagioso que es. Además, en muchos trabajos es imposible respetar la distancia de 2 metros, algo que ha provocado el terror de muchos a regresar a trabajar.

Así mismo, el tener que ir en transporte público por las aglomeraciones y la falta de material de protección en algunas empresas provoca cierta desconfianza. En estos casos, hay que ponerse siempre la mascarilla en el transporte público y si es posible, acudir en un vehículo personal.

Eso sí, que estos riesgos sean reales no significa que haya que tener miedo. El miedo muchas veces nos paraliza y nos impide hacer nuestra vida normal. Por ello, debes mantener la mayor calma posible.

En cualquier caso, no tener miedo no significa dejar de tener respeto al virus. Siempre se deben seguir las recomendaciones en la medida de lo posible para minimizar el riesgo.

Es más, el Gobierno ha creado una guía para actuar contra el virus que ha repartido a las empresas. Se trata de una guía de actuación de prevención de riesgos laborales, donde se divide a las empresas en 3 tipos, tomando diferentes medidas de protección y prevención según qué casos.

En primer lugar, están los trabajos de alta exposición al riesgo, donde estarían las personas que mantienen contacto con personas con síntomas. Aquí estaría incluido el personal sanitario. En este caso, se usan componentes de protección.

Después están las empresas con exposición de bajo riesgo, donde aunque se pueda tener una relación con un caso posible, no hay contacto estrecho. Por ejemplo, estarían incluidos los servicios de limpieza de los hospitales. Aquí también se usarían componentes de protección.

Finalmente, la mayoría de empresas se encontrarían en baja probabilidad de exposición, con trabajadores que no tienen atención al público o en caso de tenerla, están protegidos con medidas de distancia o de protección, como por ejemplo, una mampara. Aquí se usan componentes de protección sólo en ciertos casos, incluyendo mascarilla y guantes.

Además, se deben guardar las medidas de higiene habituales, como lavarse las manos y mantener la distancia de seguridad. Por otro lado, si es posible se debe garantizar el teletrabajo.

En cualquier caso, si la empresa no está cumpliendo estas normas, puedes negarte a acudir al puesto al considerar que tu salud está en riesgo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...