¿Cómo trabajar el employer branding?

Descubre las principales claves para trabajar el employer branding

¿Cómo trabajar el employer branding?

Aunque hasta hace no mucho tiempo el employer branding era un término prácticamente desconocido en España, ha llegado para quedarse. Se trata de una filosofía que nació en Estados Unidos en los años 60 del siglo XX. Surgió como una solución para entender la empresa como un lugar de trabajo, y, por lo tanto, para atraer y retener el talento.

Cada vez son más las compañías que son realmente conscientes de todas las ventajas que aporta la implementación de políticas y diferentes acciones basadas en el employer branding: mejorar la motivación, aumentar la eficiencia en la búsqueda de soluciones…

Claves para posicionarse como una empresa que confía en el employer branding

  • Conocer la situación: la información es poder. Por lo tanto, lo primero y más importante es analizar la situación en la que se encuentra en la compañía en estos momentos, especialmente en lo relativo a las políticas de recursos humanos. Se trata de hacer un análisis interno para conocer si las acciones que se realizan son o no atractivas para los empleados. Además, la empresa debe reflexionar acerca de por qué alguien querría trabajar para ella.
  • Definir acciones: son muchas las acciones que se pueden llevar a cabo para trabajar el employer branding. A día de hoy muchas compañías están apostando por crear alianzas con universidades para captar talento. Para ello, es fundamental que conozca de manera detallada qué puede ofrecer ella para satisfacer las necesidades de los colaboradores: posibilidades de crecimiento, networking…
  • Distribuir las acciones en un determinado periodo de tiempo: del mismo modo que en cualquier otro proyecto corporativo, la planificación es clave. Por lo tanto, no todas las acciones para trabajar el employer branding deben realizarse al mismo tiempo. La clave está en llevarlas a cabo de forma gradual. De esta manera, la compañía podrá hacer un seguimiento más gradual, tomando como base una serie de objetivos para su evaluación.
  • Controlar los resultados: como resulta lógico, es esencial conocer la opinión de las acciones que se llevan a cabo. Uno de los formatos más tradicionales y que mejor funcionan son las encuestas de satisfacción. Resultan muy útiles para conocer el grado de satisfacción de los empleados.
  • Definir la comunicación: y, por último, hay que definir una estrategia de comunicación basada en la visibilidad y la transparencia. Los empleados deben estar informados de cualquier tipo de estrategia, de forma que es importante favorecer la comunicación interna de la empresa.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...