Cómo ser más productivo y dejar de procrastinar

En España nos distraemos mucho en el trabajo, por lo cual, la productividad es muy baja. Por ello, hay que aprender a ser más productivo y evitar distraernos

ser más productivo

Siempre ha llamado la atención que en España se trabajen muchas horas pero la productividad sea muy baja. Según Eurostat en nuestro país la productividad es de menos del 32% por hora trabajada, algo que se queda muy corto en países como Noruega con casi un 80%. Por eso, el camino a mejores salarios es aprender cómo ser más productivo.

Aunque esto se deba más a factores estructurales, una de las mayores causas de la falta de productividad es la procrastinación. Nos distraemos mucho con llamadas telefónicas, reuniones y sobre todo, con la tecnología y las redes sociales.

Cómo ser más productivo: evitar el presentismo

En nuestro país existe lo que se llama el presentismo. Además de las distracciones tecnológicas, nos distraemos con cosas cotidianas como una charla en la comida o salir a fumar. Esto supone perder unos 3 cuartos de hora al día, o lo que es lo mismo, más de 3000 euros por cada empleado.

Si a esto se le suman las distracciones que se producen con el móvil o internet, el presentismo es uno de los mayores lastres en la productividad.

A esto hay que sumarle la mala planificación de algunas empresas. Hay reuniones muy improductivas, llamadas teléfonicas que se alargan y correos electrónicos. Todo esto llega a ocupar en algunos casos más de la mitad de la jornada la laboral. Según se dice, la mitad de las reuniones no son necesarias en realidad.

El problema de las tareas improductivas es que cuesta recuperar la concentración. Se dice que se tardan hasta 15 minutos hasta volver a donde se estaba, algo que se traduce en una gran pérdida de tiempo.

El presentismo se debe al carácter latino

En los países más productivos del norte de Europa, las personas se centran en el empleo y nada más. En cambio, en los países latinos o del sur de Europa, necesitamos tener contacto humano en el trabajo, socializar y hablar con nuestros compañeros.

Debido a nuestro carácter nos resulta imposible seguir el modelo nórdico y destruir las relaciones en el trabajo. Al final, estas cosas podrían ser peores a largo plazo, al acabar con la motivación laboral de los empleados.

Aprende a gestionar tus tareas

Aunque no podamos eliminar del todo el presentismo, sí que podemos aumentar la productividad en el trabajo. Esto se hace gestionando nuestras tareas y eliminando la mayoría de distracciones.

Haz una lista de tareas ordenada por prioridades y evita hacer varias cosas a la vez. Por ejemplo, en vez de entrar cada poco a mirar el correo, hazlo sólo un par de veces al día a fondo.

Mientras se esté en una tarea, hay que evitar las interrupciones, algo que haremos silenciando el teléfono y planificando los descansos después de cada tarea. Además, hay que evitar las reuniones poco productivas y centrarnos solamente en las que sí lo son.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...