Cómo optimizar la jornada laboral

Poder planificar cómo utilizar este recurso durante la jornada laboral es una cuestión clave para destacarse en cualquier equipo de trabajo, ya sea para realizar un trabajo interno para la compañía o prestar un servicio a los clientes. En este post, Diferentes técnicas para hacerlo empleando la misma cantidad de horas.

En estos tiempos que corren, con jornadas laborales que se viven a muy alta intensidad, saber optimizar las horas es realmente una condición preciada. De tal forma, aquellos empleados que sepan utilizar su tiempo en sus tareas diarias generarán un valor agregado en su productividad que será muy bien visto por las empresas.

Cómo optimizar la jornada laboral

Cómo optimizar la jornada laboral

Sin embargo, ese no es el único beneficio de optimizar la jornada laboral. Hacerlo también nos permitirá reducir el estrés que puede causar tener un gran número de objetivos pendientes.

En todo este contexto, poder planificar cómo utilizar este recurso durante la jornada laboral es una cuestión clave para destacarse en cualquier equipo de trabajo, ya sea para realizar un trabajo interno para la compañía o prestar un servicio a los clientes.

El método Getting Things Done (GTD), elaborado por David Allen, autor del libro “Getting Things Done: The Art of Stress-Free Productivity” (en español “Organízate con eficacia”), basado en su experiencia en el mundo corporativo y en las artes marciales, ayuda al profesional a crear un flujo de trabajo utilizando listas de tareas, calendarios y material de referencia.

El autor recomienda que antes de comenzar con la ejecución de las tareas, primero se debe procesar, organizar y revisar las demandas del día laboral. Un consejo es anotar todo lo que necesita ser realizado. El objetivo es que el empleado consiga eliminar las preocupaciones de la mente y quede libre para focalizarse en lo que realmente importa en el momento y debe realizar.

Otra técnica es dividir un proyecto grande en tareas pequeñas para ser realizadas por módulos. Esto, disminuye el estrés y la sensación de “no voy a llegar” o “no puedo hacer esto”, que puede tener cada profesional cuando debe encarar un desafío importante.

También, un método de gestión de tiempo reconocido es el “Tríade”, elaborado por el brasilero Christian Barbosa, el cual consiste en definir metas. El autor propone clasificar las actividades en tres ítems, “importantes” (traen resultados y tienen un tiempo para ser hechos), “urgentes” (debe ser cumplidas en un tiempo corto y con precisión), y “circunstanciales” (no traen resultados y son, en suma, un desperdicio de tiempo), y agrega que no basta tener una lista de tareas con lo que se debe hacer, sino que es necesario saber cuánto tiempo real (horas reloj) demandará cada una.

Si bien no existe la técnica que ordene a la perfección nuestros horarios, existen nociones básicas que se deben tener en cuenta para ayudar a optimizar el uso de nuestro tiempo. Antes que nada, es clave tener claro cuáles son los objetivos que se buscan y planificar cómo se pueden alcanzar. Para esto, es necesario focalizarse en la tarea que se está realizando, evitando las posibles interrupciones (causadas por Internet, mails, llamados o visitas inesperadas, entre otras) o evitar querer realizar múltiples tareas al mismo tiempo. Asimismo, se debe aprender a delegar ciertas tareas a los otros integrantes del equipo de trabajo y saber decir “no” a eventualidades que puedan surgir y que no sean urgentes.

Foto│Robn rae

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...