¿Cómo motivar al equipo de trabajo?

El éxito de toda empresa u organización depende de las personas que trabajan en ella, de sus conocimientos y habilidades, comunicación, definición de tareas y la toma acertada de decisiones.

motivacion

Puede que la estructura de tu empresa haya cambiado, pero ¿es en realidad exitosa? Si lo es, no tienes de qué preocuparte, pero si no, detente a pensar en qué podrías estar fallando. Es posible que tengas el mejor de los equipos de trabajo y simplemente lo estés subestimando. En ese caso sólo tienes que despertar el potencial existente y aprovechar la creatividad de tus empleados. 

7 trucos para incentivar al equipo de trabajo

¿Cómo motivar a tu equipo de trabajo? Muchos responderían: ¡Págale bien! Y sí, eso está entre las estrategias. Si el salario no es congruente con el mercado y las tareas a desempeñar, difícilmente habrá motivación. Sin embargo, la productividad en el campo laboral no depende únicamente del factor económico. Es el resultado de los mecanismos que-como jefe o empresario-implementes para satisfacer las aspiraciones e intereses particulares, y alcanzar los objetivos planteados. Entonces ¿Qué hacer? Te iría bien revisar estas 7 claves para inyectarle fuerza y energía a tu personal.

  1. La persona indicada en el puesto indicado. No basta con que los empleados cumplan con el perfil del puesto a ocupar, es necesario que estén dispuestos a desempeñar el trabajo, que les guste y que se sientan cómodos en él. Así la capacitación y los conocimientos técnicos estarán acompañados del entusiasmo y una contagiante actitud positiva que favorecerá en logro de las metas propuestas.
  2. Objetivos conjuntos. Nada llena de mayor satisfacción a una persona que ser tomada en cuenta. Haz  que tus empleados se sientan partícipes del proyecto, valora sus opiniones e ideas y establece junto a ellos las metas y objetivos. De esta forma se generará un mayor sentido de pertenencia y compromiso. La revisión de esas metas y objetivos laborales debe hacerse de forma periódica y pudiera además contemplar el establecimiento de aquellos objetivos personales que contribuirían al bien común.
  3. Incentivo al logro. El trato cordial, el reconocimiento público de los logros y la preocupación por el bienestar personal del trabajador ya es visto como un incentivo, al que además pueden agregarse otras acciones que lo hagan sentir privilegiado: un regalo, horas extras de descanso, ascensos o bonificaciones económicas. Si se las ha ganado dáselas, y verás cuánto más puedes obtener tú al mantenerlo contento y motivado.
  4. Grato ambiente de trabajo. Para un correcto desempeño es vital que exista un buen ambiente laboral. En lo físico y en equipamiento, tus trabajadores deben tener lo necesario para el desarrollo de sus actividades. Entiéndase el ambiente como instalaciones, mobiliario de oficina, equipos, programas, materiales de papelería, e inclusive área para de descanso, contentiva de un sofá, dispensadores de agua y café, y quizás de alguna pintura o escultura interactiva que los haga despejar un poco la mente.
  5. Buenas relaciones personales. Promueve la realización de actividades en las que participe todo el equipo de trabajo, en las que se conozcan mas allá de lo profesional. Fomenta el autoconocimiento, la solidaridad, la confianza y la lealtad, entre otros valores que favorecen a la empresa. Apropiadas para esto son las comidas en grupo, las actividades culturales, deportivas o recreativas, las salida de excursión y las dinámicas grupales. Son acciones de integración que los saca de la rutina, evitan el aburrimiento y disminuyen la presión y el estrés que pudiera estarse generando.
  6. Conciliación entre lo profesional y lo personal o familiar. Este es uno de los aspectos más difíciles de conseguir, pues cada trabajador representa una realidad única. Sin embargo, si se conocen aspectos básicos de la vida personal del empleado, puede mostrarse interés por ellos y ser flexibles en los horarios y formas de trabajo según sea el caso. La comunicación entre directivos, cargos intermedios y el equipo completo de trabajo juega un papel primordial en este punto.
  7. Funciones repartidas. Delegar funciones o brindar autonomía genera confianza y libra del estrés de tener a alguien vigilante de todos los pasos. El trabajador debe sentirse en libertad de buscar apoyo en los compañeros que complementen sus habilidades y conocimientos, para así lograr eficaz y eficientemente el cometido. Parte de delegar es también promover la colaboración interdepartamental, para la consecución de los objetivos. Esta ha de ser una práctica habitual en la empresa.

El reto de todo gerente es mantener motivados a sus empleados. De la energía positiva que emane de ellos dependerá la acción en aras de la productividad y la generación de bienes y servicios de calidad. Muchos ya lo han entendido y han pautado en sus empresas reuniones diarias -de 15 o 20 minutos- en las que se les pregunta a los trabajadores ¿Qué hizo ayer? ¿Qué hará hoy? ¿Qué recursos necesita para ello? También se les anima con alguna frase de superación personal y se les elogia por las metas superadas. Este tipo de encuentros no sólo sirven para familiarizar a los empleados con el desempeño de sus compañeros, sino que también les anima a tener un plan propio de trabajo y a superarse a sí mismos, día tras día.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...