Cómo hacer una videollamada de trabajo correctamente

Debido al confinamiento, el teletrabajo y las videollamadas están a la orden del día. Este aspecto se debe cuidar muy bien porque marca la diferencia entre una imagen profesional y una descuidada

videollamada trabajo

Desde que la crisis sanitaria llegó a nuestras vidas, el teletrabajo se ha vuelto algo habitual. De hecho, las empresas lo están incluyendo de forma permanente, pues es algo que ha venido para quedarse.

El teletrabajo ha incluido las videollamadas de trabajo como algo habitual. Cuando había reuniones presenciales en las empresas, siempre acudíamos de punta en blanco y con la actitud perfecta, pero en las videollamadas en casa te podrían pillar con ropa informal y dar mala imagen. Eso sí, hay algunas formas de evitar quedar mal.

Métodos para hacer una buena videollamada de trabajo

El problema de llevar ropa demasiado informal es que comunica una mala actitud con el trabajo. Eso sí, por otro lado tampoco nos podemos vestir de traje porque está fuera de lugar. El truco es utilizar ropa que sea cómoda para estar en casa, pero que al mismo tiempo, se pueda llevar a una empresa.

Otro problema de las videollamadas es que pueden venir de imprevisto, sin darnos tiempo a prepararnos bien. Nos podría pillar aún en pijama y sin afeitar.

En este caso, el truco es mantener los mismos hábitos de aseo personal que hacíamos antes de la crisis sanitaria, es decir, ducharnos y vestirnos a la misma hora que lo hacíamos antes. Esto además sirve para aumentar nuestra autoestima y sentirnos mejor.

Otra cosa importante en las videollamadas es la actitud. Piensa que tu jefe te está viendo en todo momento y si ve ciertas acciones de lenguaje corporal que denotan desinterés, podrías tener problemas. El truco es imaginarse que tienes al jefe delante y así, evitarás mirar la pantalla como si fuera una televisión.

Además de lo ya mencionado, hay otros pequeños detalles que importan más de lo que parecen. Por ejemplo, la luz natural es siempre mejor que la artificial, porque los reflejos de la luz artificial podrían quitarte profesionalidad.

Así mismo, ten mucho cuidado con lo que hay detrás de ti, pues también lo verá el jefe. Es malo para ti que vea tu habitación desordenada por la imagen que transmite. Es mejor que el fondo sea lo más neutro posible, siendo por ejemplo una estantería de libros o simplemente una pared.

Finalmente, trata de que el encuadre sea correcto, con la cámara enfocándote en el centro. Si estás demasiado abajo se verán demasiado las fosas nasales y si está demasiado arriba no se te verá bien. Así mismo, haz pruebas de vídeo y sonido antes de comenzar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...