Aspectos a mejorar en el trabajo

Si queremos mejorar laboralmente no podemos pasar por alto aspectos como la formación continua o el intentar mantener la mejor relación posible con nuestros compañeros y superiores.

La crisis ha hecho que muchos españoles se hayan quedado sin empleo. Sin embargo, la situación por la que atraviesan muchas empresas hace que la espada de Damocles penda sobre sus empleados, temerosos de perder su puesto en cualquier momento. En este post vamos a ver algunos de los aspectos a mejorar laboralmente que nos permitirán conseguir una mayor reputación entre nuestros superiores, nos facilitarán la estabilidad laboral y quizá nos permitan escalar posiciones en el organigrama de la empresa.

Aunque suene a tópico, la formación es esencial para mejorar en el trabajo. El tiempo pasa y los empleos evolucionan, por lo que seguro que ha cambiado desde que salimos de las aulas y entramos a trabajar. Las nuevas tecnologías nos permiten formarnos a distancia, dedicando el tiempo que podamos, sin horarios… Los idiomas o la informática son dos aspectos que aunque no estén directamente vinculados a nuestro empleo nunca está de más que intentemos mejorar.

Salir de nuestra zona cómoda y no tener miedo a afrontar nuevos retos y asumir responsabilidades también nos ayudará a ser un trabajador mejor. Nos permitirá desarrollar nuevas habilidades y tendremos un punto de vista diferente de nuestro trabajo. Esto no quiere decir que si tenemos dificultades para cumplir con todas nuestras obligaciones nos lancemos a por nuevos retos sin más, es importante atender antes a lo que ya tenemos y distribuirnos bien las tareas o, si podemos, delegar alguna en un compañero.

También es importante ser un buen comunicador. Ello nos ayudará a derribar muros, ya que podremos entendernos con gente de todos los perfiles y rangos de la compañía, lo que facilitará nuestro objetivo de convertirnos en un mejor trabajador. Llevarnos bien con nuestros compañeros y superiores siempre será mejor que tener una relación fría. Otro aspecto importante es ser proactivo y estar dispuesto a cambiar hábitos o conductas, pequeños cambios que pueden convertirse en una gran mejora. Hay que mantener la calma y evitar los enfrentamientos agresivos.

Finalmente, debemos ponernos en la piel de nuestros superiores e intentar analizar nuestro trabajo -y el de nuestro departamento- desde su punto de vista: qué esperaría de nosotros, cómo podríamos mejorar en nuestra tarea, formas de optimizar recursos o tareas… Una vez hecho este análisis, podemos transmitir algunas de las conclusiones a las que lleguemos y nuevas propuestas a nuestros superiores para hacer de nuestro lugar de trabajo un sitio mejor.

Foto: Fora do Eixo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...