Así debes crear un ambiente de trabajo sano y positivo

Trabajar en un ambiente sano es la clave para que el proyecto triunfe. Para ello, debes escuchar a los trabajadores, saber relajarte cuando toca, confiar en ellos, ser agradecido y darles una atención personalizada

ambiente de trabajo sano

Una de las claves del éxito de un proyecto es el ambiente de trabajo. Si hay un ambiente de trabajo sano y positivo, las personas trabajan mejor, repercutiendo positivamente en su labor al estar más motivados.

Si estás encargado de dirigir un equipo de trabajo, deberías crear un ambiente sano sí o sí. Si no sabes cómo hacerlo, no te preocupes, pues te vamos a enseñar a hacerlo en algunos sencillos pasos.

Trucos para crear un ambiente de trabajo sano y positivo

Lo primero que debes hacer es valorar a cada miembro como persona, no como un número. Para poder hacer esto, debes hablar con ellos no solamente en el equipo, sino también de forma individual. Preocúpate de forma genuina en preguntarles sobre sus objetivos y sobre sus inquietudes.

Esto no solamente lo debes hacer por chat, sino también en persona. Al final, somos seres humanos y valoramos mucho más la cercanía y el contacto que los mensajes. Eso sí, hazlo respetando las medidas sanitarias para evitar contagios.

Lo segundo para crear un ambiente de trabajo es saber valorar adecuadamente a los empleados. Esto significa darles las gracias y saber darles un incentivo de vez en cuando cuando hacen algo bien. Sin embargo, los elogios genéricos no funcionan, sino que debes poner interés y decirles por qué lo han hecho bien, de forma detallada.

Por mucho que seas el jefe de equipo, debes escuchar a todos y no ser un dictador. La mejor forma de conseguir un ambiente de trabajo es escuchar a la gente y estar abierto a hacer cambios en el proyecto y en la forma de trabajar. No solamente vas a hacer que se sientan más valorados, sino que también te enseñarán algo a ti.

Eso sí, para poder hacer esto, debes confiar en tus compañeros. Además de dejarles cierta flexibilidad y tratarlos como adultos, debes creer realmente en que son capaces de hacerlo solos. Si no es así, quizá hayas elegido mal a los miembros del equipo.

Finalmente, no hace falta estar siempre serio a pesar de estar trabajando. A nadie le gusta ese jefe que siempre está con una cara larga y que siempre piensa en lo mismo. De vez en cuando, debes dar paso a la espontaneidad y relajarte, haciendo alguna pequeña broma y hablando de algún tema ajeno a la empresa. Eso hará que el trabajo se lleve de forma más natural y la gente se sienta más cómoda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...