Absentismo emocional en la empresa

El absentismo emocional que existe en una empresa es una forma de absentismo muy difícil de combatir que implica un gran coste a la productividad de las mismas. Y si se están preguntando ¿Qué es un absentismo emocional? os invitamos a leer este post. Para adelantarles algo, os contamos que es una forma de absentismo en la que los trabajadores están en sus puestos de trabajo pero hacen lo mínimo posible.

¿Estan trabajando? Cuando se esta en el trabajo pero no se trabaja

El absentismo emocional que existe en una empresa es una forma de absentismo muy difícil de combatir que implica un gran coste a la productividad de las mismas. Y si se están preguntando ¿Qué es el absentismo emocional? os invitamos a seguir leyendo. Seguramente logren identificar varios casos de este tipo de absentismo en la empresa, ya sea por parte de ustedes mismos en alguna ocasión o de otros compañeros de trabajo.

Según Nekane Rodríguez, directora general de Creade Lee Hech Harrison, en el libro Traza tú rumbo que publicó con Marta Romo, de InnoPersonas, hay diferentes tipos de absentismo que responden a tres modelos: el laboral, el presencial y, precisamente, el emocional. Este último se relaciona con el compromiso de los trabajadores en la empresa y con su desempeño, algo que se torna intangible y es más difícil de trabajar y encontrarle una solución.

Caso contrario ocurre con el absentismo laboral físico donde el trabajador no asiste a su puesto de trabajo. En el caso que estamos analizando, el trabajador si va a su puesto de trabajo pero es lo mismo, o casi igual, a que no hubiera ido ya que no realiza sus funciones como corresponde. Pero ahora bien, ¿Por qué sucede esto?


Esta poca implicancia del trabajador con sus labores y con la empresa puede deberse a un castigo o a una incapacidad. Tal como señala El-Ghandouri, existen a su vez distintas formas de comparecencia o absentismo emocional.

Una forma de este absentismo emocional es cuando el trabajador, de forma consciente y segura, no realiza sus funciones con eficacia y pasa los días de trabajo haciendo lo mínimo posible ya que está enojado o desilusionado con la empresa. Así, con esta actitud consiente, castiga a la empresa.

Por otro lado, está el absentismo emocional que se realiza sin maldad. Se debe a una incapacidad o inseguridad de la persona para realizar sus labores o algunas labores propias de su puesto de trabajo que terminan generando una ansiedad que disminuye el rendimiento laboral.

Sobre esta situación, Nekane Rodríguez piensa que la responsabilidad de los propios trabajadores es vital. “Cada uno debe reflexionar y decidir qué quiere hacer. En ningún caso se debe caer en la mediocridad y dejarse contagiar por las actitudes y comentarios de otros. Aunque sólo sea por egoísmo personal siempre hay que dar lo mejor de uno mismo. Eso permanecerá en su currículo profesional y personal“.

Ahora que conocen qué es el absentismo emocional, ¿Qué piensan de él? ¿Es correcto castigar a la empresa usando este tipo de absentismo? ¿Sucede esto en la empresa en la que trabajan?

Fuente: Expansionyempleo

Foto: Administrativo por Elcioferreira en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...