Abengoa confirma la continuidad de 6.800 trabajadores indefinidos

Tras anunciar a finales de noviembre la entrada en preconcurso de acreedores y el despido de más de 500 trabajadores temporales, Abengoa asegura que conservará los 6.800 empleos indefinidos que tiene en España.

LogoAbengoa

2016 debe ser el año clave para el futuro de Abengoa. A finales de noviembre la empresa andaluza anunció que estaba al borde del concurso de acreedores, lo que dejaba en el aire la continuidad de miles de empleos tanto en España como en el resto de países del mundo donde está presente esta multinacional que se dedica a la energía y el medio ambiente. En un nuevo intento por tranquilizar a sus trabajadores y sindicatos, Abengoa confirma que conservará los 6.800 empleos indefinidos que tiene en España.

Al menos, así se lo aseguró a los sindicatos CCOO y UGT, mayoritarios en la compañía. Sin duda, se trata de una muy buena noticia, en especial para los trabajadores de la firma en Sevilla, donde Abengoa cuenta con unos 4.000 trabajadores indefinidos que en principio no deberían temer por sus puestos de trabajo. Peor suerte han corrido los trabajadores temporales, ya que desde el inicio de la crisis de Abengoa la empresa ha despedido a más de 500 empleados con contrato temporal según los datos de CCOO y UGT.

Otra buena noticia para los trabajadores indefinidos de Abengoa es que antes de Navidad la empresa consiguió firmar un crédito urgente por valor de 106 millones de euros con la banca acreedora. De esta manera, desde la dirección de recursos humanos aseguran que está garantizado el pago de las nóminas de enero de sus trabajadores. Cuando anunció su situación de preconcurso de acreedores la deuda de Abengoa superaba los 27.300 millones de euros, la mayoría con entidades financieras, y sus acciones perdieron un 70% en cuestión de horas.

Enero, mes clave

Una vez anunciado el preconcurso de acreedores, Abengoa tiene un plazo máximo de cuatro meses para presentar un plan de viabilidad que evite el que sería el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española, muy por encima del de la constructora Martinsa-Fadesa, que en 2007 entró en concurso con una deuda de 7.000 millones de euros. A finales de mes, la empresa presentará su plan de viabilidad, del que desde los sindicatos lamentan que todavía no se haya plasmado ningún compromiso por escrito.

Mientras en España se busca una solución a la astronómica deuda de Abengoa, sus filiales en el extranjero optan por salidas más creativas. Por ejemplo, Abengoa Yield, la filial en Estados Unidos de la firma española, ya ha cambiado su nombre por el de Atlantica Yield con la idea de “mejorar la puesta en valor” de la empresa. Un lavado de cara que ya veremos si tiene el efecto deseado.

Vía: El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...