1 de cada 2 jóvenes prefiere trabajar a recibir subsidio

Con el índice de paro más alto de la historia, los jóvenes todavía tienen más alertas para encender en el mercado laboral español.

Los jóvenes españoles, tan duramente castigados con una tasa de paro del 52%, según el estudio realizado por el Observatorio de Inserción Laboral de lo Jóvenes 2011 Bancaja-Ivie, a pesar de la crisis y de las dificultades de insertarse en el mercado laboral, todavía prefieren trabajar en vez de percibir un subsidio.

Y es que con la mayor tasa de paro en toda la Unión Europea, España tiene un elevadísimo número de jóvenes de entre 16 y 30 años que no consiguen trabajo pero que, a pesar de esta desavenencia, todavía prefieren conseguir un empleo en vez de ingresar al sistema de ayudas del estado.

Entre otros muchos datos, el informe revela que el 53,7% de los jóvenes españoles prefieren trabajar a recibir un subsidio y tan solo el 14,8% de ellos optarían por la ayuda al desempleo. Además, el 56% de los españoles entre 16 y 30 años todavía prefieren ser funcionarios, a pesar de los fuertes recortes que está sufriendo el empleo en el sector público español. Un porcentaje más escaso de jóvenes, el 16,8% se decanta por se autónomo.

Otro de los datos recogidos muestra cómo los jóvenes han tomado conciencia de la importancia de la formación ya que el paro entre los jóvenes con y sin formación es muy dispar y es el grupo de los segundos el que más duramente resulta afectado por la falta de empleo.

Fruto de esta toma de conciencia, el nivel formativo de los jóvenes españoles sigue en aumento, razón por la cual, además, uno de cada cuatro jóvenes con empleo están sobre cualificados para el puesto que desempeñan.


Un dato alarmante que se pudo verificar en el estudio es que la percepción de los jóvenes sobre el mercado laboral ha empeorado y que se ha acrecentado la inseguridad laboral. Tal es así que sólo el 21,4% de los jóvenes tiene una percepción positiva del mercado laboral mientras que el 28,4% siente el riesgo de perder su puesto de trabajo, lo que significa que casi de 3 de cada 10 jóvenes temen perder sus empleos.

Pero esos no son todos los datos negativos; también se pudo constatar que entre los jóvenes con empleo que la tendencia es a desapegarse emocionalmente de sus trabajos registrándose, además, la caída de la motivación y la satisfacción laboral en general producto de las características extrínsecas del empleo tales como pagas, condiciones laborales y sus aspectos sociales.

Fotografía: vancouverfilmschool en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...