¿Por qué el despido debe abaratarse para el pleno empleo?

Aunque parezca increíble, despedir empleados puede ayudar a que la economía mejore

El despido aumenta la economia en algunas empresas

Desde hace algunos años, las empresas en España y otros países a nivel mundial, han encontrado una estrategia para abaratar costos: el despido de personal. Esta es una de las tantas estrategias de las que se han servido numerosas compañías con tal de tener mayor flexibilidad en su mercado laboral.

Sin embargo, este tipo de decisiones genera controversia, porque no se sabe a ciencia cierta a quién afecta en mayor o menor medida, ya que tanto los trabajadores como las compañías conforman el mercado laboral y se ven afectados al romperse dicha dinámica social-empresarial.

La pregunta suele ser ¿Qué es menos peor? ¿Una tasa con poco desempleo pero cuyos despidos sean bien remunerados aunque implicara un aumento en el desempleo estructural, pero un mercado laboral estable? o por el contrario, ¿Un alto índice de desempleo pero que la empresa no tenga la sustentabilidad suficiente para compensar los años de servicio de sus ex trabajadores?

¿Por qué el despido puede impulsar la economía?

La flexibilidad es una característica que toda empresa debería para lograr entender las necesidades del consumidor y encontrar los métodos para llegar a él de forma más efectiva que su competencia. En vista de esto, resulta indispensable que las compañías regulen tanto los requisitos como los costos asociados a contratación y despido de personal, para garantizar que estos sean bajos y les permita costear en áreas que les ayude a alcanzar la adaptabilidad necesaria.

En ocasiones, el no hacerlo puede repercutir en que el entorno empresarial se torne ineficiente y el personal no sea capaz de someterse a momentos demandantes para la compañía. Entonces los bajos costos para mantener un gran número de trabajadores y la carente capacidad de responder a las necesidades presentadas con celeridad, generarían un desequilibrio entre las demandas de los usuarios y la incapacidad de la empresa para responder a ellas.

Consecuencias de evitar el despido

Aunque parezca ilógico para algunas personas, lo cierto es que detrás del despido de personal hay beneficios, pues se podría fortalecer la estructura productiva, ya que se evita la rigidez laboral y la ociosidad que en ocasiones presentan algunos trabajadores e impide o limita la producción idónea.

Por otro lado, el despido debe ser manejado cuidadosamente ya que si los pagos a los trabajadores exceden de lo estimado en sus cuentas, existiría la problemática de reducir aún más el personal para costear los compromisos de ley, pero esto podría implicar una reducción mayor de personal a un ritmo progresivo, lo que descontrolaría sus cuentas y finalmente llevaría la empresa a la quiebra.

Existe la creencia que si aumentan los arreglos salariales en caso de despido, el empresario no podrá emitirlos más llegado un punto. Resulta que las indemnizaciones en este tipo de situaciones resultan un planteamiento estático y no dinámico como suele ser recomendable.

Pero eso no es todo…

Cuando las empresas están bajo una situación demandante y no atienden con celeridad las exigencias de los consumidores, estos al no ver producción y en vista de la era globalizada en la que vivimos, optan por acudir a la competencia, lo que significa una desventaja.

De allí la importancia de mantener el dinamismo en las empresas, pues cuando se mantiene el mismo personal por mucho tiempo se tiende al estancamiento: disminuyen las ventas, no cambian los costos e incluso las empresas pueden llegar a ver afectada su capacidad de pago tanto a proveedores como a trabajadores, lo que deriva en el quiebre inminente de la empresa.

Según la regulación laboral

Las normativas legales amparan durante un corto periodo de tiempo a los trabajadores, pero luego de un tiempo ya estos entran a una fase de parados, un segmento de la población que en España ha crecido en los últimos años. Cuando los países se encuentran en este estatus se dificulta que las empresas resurjan o se mantengan, ya que se ven obligadas a buscar soluciones productivas para contrarrestar la demanda.

Al igual que España, Grecia es otro país que posee un mercado laboral rígido, históricamente ambos países han tenido esa tendencia, pero actualmente les acompaña un abrumador índice de desempleo. En el caso de España, a lo largo de 32 años, se ha triplicado la tasa de desempleo que supera el 20% que en nada favorece la protección.

Recientemente, el Partido Popular de España propuso un nuevo instrumento legal con el cual se pretende adaptar y encauzar el mercado laboral, así como reducir el despido. Sobre este tema, el Estatuto de los Trabajadores regulará los aspectos concernientes en el Capítulo III, sección 4°, desde el artículo 49 hasta el artículo 56. Desde el año 2012, no se realizaban cambios en el tema del despido, por lo que el nuevo marco legal español, o específicamente la reforma a la anterior Ley, tiene una clara tendencia a flexibilizar el mercado laboral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...