Los empleos verdes serán el futuro laboral

En el lugar de los hidrocarburos, los biocombustibles podrían crear 11 millones de puestos de trabajo en todo el mundo para el año 2030; actualmente quienes se emplean en el campo de las energías alternativas y renovables suman, en todo el mundo, un millón de trabajadores.

Empleos verdes

El medio ambiente está en el centro de la escena, preocupa a los mercados, industrias, gobiernos, sociedades y empresas en todos los niveles; que promovidos por intereses ecológicos, comerciales o legales, buscan la manera de producir, ser rentables y competir tratando de, además, ser ecológicos en los procesos.

No es una tarea sencilla, requiere de nuevas tecnologías y de suplantar determinadas materias primas por otras menos contaminantes pero que al mismo tiempo no incrementen los costos de producción. Para lograr congeniar la ecología con la industria, el comercio y la vida en general, es necesario investigar y desarrollar procesos para luego aplicarlos. Estos procesos requieren de mano de obra y es por ello que el nuevo boom laboral vendrá en color verde.

Según un informe comisionado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), titulado `Empleos Verdes: hacia el trabajo decente en un mundo sostenible, bajo en hidrocarburos´ afirma que el futuro laboral estará dado en las áreas de desarrollo y producción de tecnologías alternativas. En este informe se apunta que los “empleos verdes” dependerán de un cambio de los subsidios de petróleo y gas para ser aplicados, en su lugar, a la energía cólica, solar y geotérmica que, actualmente, resultan costosas.

En el lugar de los hidrocarburos, los biocombustibles podrían crear 11 millones de puestos de trabajo en todo el mundo para el año 2030; actualmente quienes se emplean en el campo de las energías alternativas y renovables suman, en todo el mundo, un millón de trabajadores.

A su cargo tendrán, no sólo el desarrollo e implementación de energías renovables, sino también la fabricación de vehículos ecológicos, artículos de electrónica reciclados y aprovechamiento de otros residuos reciclables.



De hecho, sólo la fabricación, instalación y mantenimiento de paneles solares para captar energía solar creará más de seis millones de puestos de trabajo para el año 2030, en tanto que la energía cólica sumaría otros dos millones de empleos; según las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Ecología y empleo

Pero, ¿Qué son los empleos verdes?

Se entiende por “empleo verde” el trabajo en la agricultura, la energía, la industria, los servicios y la administración que contribuye a conservar o restablecer la calidad ambiental, conservando el medio ambiente y los recursos naturales de emisiones contaminantes y mejorando el aprovechamiento de los recursos renovables.

El Informe “Empleos Verdes, hacia el trabajo decente en un mundo sostenible y con bajas emisiones de carbono”, evidencia que el mercado global de productos y servicios ambientales se duplicará de aquí a 2020 y pasará de los 1,370 millones de dólares al año a los 2.740 millones de dólares.

El doble desafío de implementar empleos verdes, así como energías renovables está dado por cuestiones ambientales preocupantes, tales como:

  • Desastres climáticos: 262 millones de personas afectadas anualmente entre 2000 y 2004.
  • Escasez de agua: 1.800 millones de personas sufrirán escasez de agua dulce para el año 2025, sobre todo en Asia y África.
  • Refugiados ambientales: posiblemente habrán 50 millones de refugiados ambientales debido al cambio climático en los próximos años.
  • Escasez de alimentos y malnutrición: afectan a 180 millones de personas en la actualidad y podrían amenazar a 600 millones para el año 2080.
  • Contaminación: 2 millones de personas mueren prematuramente en el mundo cada año debido a la contaminación en locales cerrados y al aire libre.
  • Pérdida de biodiversidad: la inmensa mayoría de las especies bien estudiadas están sufriendo un retroceso en su distribución, en su abundancia o en ambas.

Desde el plano económico – laboral, la preocupación se centra en:

  • Trabajadores pobres: 1.300 millones de personas en todo el mundo con ingresos demasiado bajos para que ellos y sus familiares a cargo puedan superar el umbral de pobreza de 2 dólares diarios.
  • Desempleados: 190 millones en todo el mundo.
  • Jóvenes en busca de empleo: más de 500 millones adicionales de jóvenes en busca de empleo en los 10 próximos años.
  • Inseguridad: 5.300 millones de personas sin acceso a cobertura de la seguridad social.
  • Acceso a la energía: 1.600 millones de personas sin acceso a energía moderna.
  • Vivienda adecuada: 1.000 millones de habitantes en malas condiciones de vivienda, que carecen de servicios esenciales, como agua potable y saneamiento.

Con estas realidades no es de extrañar que el Mercado de las Energías renovables y los “empleos verdes” sean vistos con tanta esperanza; las energías alternativas parecieran ser la clave a los dilemas ecológicos y medio ambientales así como a los problemas de empleo, económicos y sociales que aquejan a todo el mundo.

Si analizamos la cantidad de puestos de trabajo que se estima serían creados en torno a la industria ecológica, además de los beneficios directos de disminuir sino erradicar la contaminación ambiental, podríamos llegar a pensar que los principales problemas del mundo moderno estarían resueltos en veinte años; sin embargo, no se tiene en cuenta, en este análisis, el futuro de las empresas y trabajadores que hoy se emplean en industrias relacionadas a los combustibles fósiles.

Por otro lado, no debe dejar de preocupar que la rentabilidad que producen las energías alternativas no es bien distribuida entre los trabajadores que, por el contrario, viven y se emplean con precariedad en lugares como Brasil, Colombia, Malasia e Indonesia, donde se cultiva caña de azúcar y los salarios son increíblemente bajos y las condiciones laborales altamente peligrosas.

Para que esos empleos contribuyan a evitar un cambio climático peligroso y puedan ofrecer trabajo decente, la OIT y el PNUMA recomiendan el establecimiento de políticas coherentes y estables; además de una vigilancia permanente para fomentar el trabajo decente en los empleos relacionados con el sector del biocombustible.

De lo contrario, las energías renovables sólo crearán fuentes laborales dignas para aquellos profesional que hoy se ocupan en diversos sectores industriales, como ingenieros y técnicos que, en 10 o 20 años pueden pasarse de los hidrocarburos a la industria y tecnologías verdes, como la eólica o la solar. Pero el trabajador no calificado, que queda como el primer eslabón de la industria verde no vería cambios ni mejoras en su situación laboral.

Fuente: Equipos y Talento; ADN Mundo; Proyecto GEO; BBC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...