Evita siempre estos errores si estás actualmente buscando trabajo

Estos son algunos de los hábitos o errores que pueden estar parando tu proceso a la hora de conseguir empleo.

Quitate estos habitos si estas buscando trabajo

Si estás buscando trabajo ya sea debido a una reducción de personal, por un mal ambiente laboral, por mejores oportunidades o un mejor pago. Si estás desempleado y la búsqueda de un nuevo puesto no marcha bien, puedes probar algunas estrategias y evitar caer en errores. Aquí te enumeramos aquellos errores que pueden alejarte una contratación, a fin que evites caer en ellos y te asegures un nuevo proyecto.

¿Cómo evitar los errores típicos cuando se está buscando trabajo?

Recuerda que cuando estás buscando trabajo debes destacar y resaltar entre otras postulaciones, por eso debes minimizar los aspectos negativos y exaltar los positivos. Asegúrate de pasar todas las pruebas y abrir puertas, pues justo allí te estarán esperando las oportunidades. Apunta nuestros tips para evitar los errores más comunes y ¡aumenta tus posibilidades de ser contratado!

Cuida la ortografía

Una falta de ortografía en tu curriculum es un error imperdonable, pues como profesional debes presentar un CV a la altura de tu desempeño y preparación académica. La ortografía es parte de tu presentación, pues refleja el cuidado con que atiendes las tareas, tu intelecto y dedicación. Realizar una revisión automática en la computadora, es fundamental para evitar este tipo de situaciones.

Suministra detalladamente tus datos

Precisa muy bien tu profesión, no pongas, por ejemplo, que eres médico, apunta también tu especialidad oftalmólogo, pediatra, cardiólogo, entre otros. Trabaja en función de palabras clave, estas permitirán filtrar los resultados cuando los empleadores se encuentran buscando personal en las diversas plataformas de empleo disponibles en la web.

El formato de tu CV

Aunque cada cierto tiempo actualizamos nuestro CV, siempre es recomendable unificar la tipografía y asegurarnos que el uso de tablas y listas vaya en perfecto orden. Al igual que los datos personales y la ortografía, este aspecto habla por tu personalidad y revela qué tan ordenado y cuidadoso eres.

Llegar tarde o acompañado

Cuando vas a una entrevista de trabajo, debes procurar estar a la hora o de preferencia minutos antes. Ten en consideración el clima, el tráfico, elementos que puedan retrasarte de camino. Igualmente evitar acudir a tu entrevista con tu pareja o con tu hijo, pueden desviar tu atención.

Exprésate adecuadamente    

Piensa en la imagen que quieres dar y cómo representarías a la empresa a la que estás esperando entrar, esto te ayudará a cuidar tu forma de expresarte. Elige muy bien tus palabras, evita las groserías, comentarios ofensivos, los prejuicios y las criticas a tu trabajo anterior.    

Cuida tu presentación personal

Otros aspectos en los que algunas personas suelen errar es usar vestimenta informal, exceso de perfume o poco aseo personal. Recuerda que en las entrevistas de trabajo los detalles cuentan, además el cómo luces es tu carta de presentación, dale el crédito que merece y arréglate acorde a la ocasión: sin escotes, con o sin corbata, pero sí con prendas formales, poco maquillaje y una dosis de perfume adecuada.

Sobre tu trabajo anterior

Algunas veces te preguntarán por tu trabajo previo y tu lista de quejas puede ser enorme: tu antiguo jefe, una mala paga, mal ambiente laboral, compañeros de trabajo que te dieron dolores de cabeza, algún de acoso o presión, en fin, los motivos pueden ser muchos. Lo importante es que no evadas la pregunta ni des información de más, mucho menos te deshagas en críticas. No mientas, simplemente da una respuesta generalizada de lo ocurrido.

Tus referencias

Muchas veces te solicitarán que indiques alguna referencia o recomendación, por tanto, debes pensar muy bien quién o quiénes serán las personas, asegúrate que puedan a hablar bien de ti y resalten tus mejores cualidades, de hecho, lo mejor, es que sean personas que conozcan de cerca cómo te desenvuelves como profesional y estén al tanto de tus logros.    

No esperes una oferta, ofrece

Comúnmente, quien está aspirando a un trabajo espera a que el empleador le explique la oferta de empleo, la remuneración, horario y beneficios, pero lo cierto es que tú debes tener el poder de convencer al reclutador e invertir el asunto, te ilustramos:

Pregunta por los retos que deberá afrontar, comenta lo que puedes ofrecer según tus capacidades, ¡impresiona! Luego si abordas el tema monetario, pero asegúrate que tu empleador sepa tu calidad profesional y note que te necesita en su equipo.

Ego abajo

Aunque debes exaltar tus aptitudes y actitudes, mantén tu ego a raya. Aprende a contar tu experiencia y elegir tus historias de mérito, al respecto enfócate en lo que te resultó difícil y cómo lograste superar obstáculos y lograr lo que deseabas, hablará muy bien de ti y pondrás de manifiesto tu calidad como profesional. No hables ni mucho ni poco. ¡Ah! Y prepárate para escuchar la reacción de tu entrevistador.

Piensa antes de decidir

Cuando apuestes por un nuevo empleo analiza todo el escenario: bonificación, calidad de vida, crecimiento personal y profesional, accesibilidad geográfica, beneficios, bonos, probabilidades de éxito, entre otros aspectos. Evalúa a largo plazo la oferta de trabajo desde todo punto de vista.

Un dato extra

Si estás muy interesado en trabajar para una compañía en específico, obtén un método de contacto -número telefónico o correo electrónico- de tu empleador, envía un agradecimiento posteriormente a la entrevista. Esto hablará muy bien de ti y romperá esquemas lo suficiente, al punto que la persona te recordará aunque no te dé el empleo, teniéndote en consideración para otra vacante.     

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...