¿Eres realmente un trabajador con vocación?

Ser un trabajador es muy sencillo, pero ser realmente un trabajador enfocado y con vocación en su empleo es lo realmente importante

Te consideras un trabajador con vocacion

Muchas veces las personas estudian o se decantan por trabajos solo por hacer algo con su vida, más no porque tengan verdadera vocación por determinada profesión u oficio. Aunque se atraviesan etapas de confusión en la vida, debes estar seguro que te sientes a gusto realizando un trabajo, pues si no lo sientes o le pierdes afinidad a lo que haces, entonces es momento de replantear tu vida. ¿Alguna vez te has preguntado si eres un trabajador con vocación?

Reconoce si eres un trabajador con vocación

Comúnmente se dice que una persona con vocación “ha nacido para hacer o dedicarse a tal asunto”, pero muchas veces la persona no está tan segura de ello y se desempeña en algo que realmente no le llena. Vale la pena que te hagas ciertas preguntas, como las siguientes:

¿Podrías realizar tu trabajo de gratis?

Visualízate en un escenario en que tengas tus necesidades cubiertas y pudieras realizar tu trabajo sin recibir un céntimo o solo cuando quieras. A pesar de la suposición que todo trabajo implica u beneficio económico, ¿te sentirías bien de no ganar nada, pero desempeñar tu profesión?   

También puedes realizar el ejercicio imaginándote en la situación de no volver a realizar la profesión u oficio al que te dedicas, ¿Cómo te sentirías? Si crees que te sentirías aliviado quiere decir que no estás de todo a gusto en tu trabajo, mientras que, si sientes que en algún punto lo extrañarás, entonces si eres un trabajador con vocación.

Otra pregunta que puedes hacerte es ¿hay algún trabajo que no te importaría hacer de gratis? A veces hacerse de preguntas puede aclarar un poco más tu mente, pregúntate cual sería tu escenario ideal en todos los aspectos: lugar, horario, que te haría sentir bien y que te nace hacer.

¿Recibes estímulos positivos de otras personas?

Como humanos, el feedback o interacción es imprescindible para motivarnos en el camino, en algunos escenarios es difícil recibir las impresiones de otros, pero también dependerá de la calidad de tu trabajo y el ambiente más o menos competitivo. El asunto no está en el número o la frecuencia con que halaguen tu trabajo, sino en la calidad de los comentarios.

Algunos trabajos permiten que personas ajenas a su ambiente laboral hagan reconocimiento de su labor, otros trabajos solo implican los halagos jefes o compañeros de trabajo cuando destacas en algo y en ocasiones, se dan ambos estímulos. El orgullo que sientes, te servirá de indicador para saber si te llena tu trabajo o no.

Si los estímulos son constantes, puedes llegar a sentir que efectivamente naciste para lo que haces -seguramente es así- y te dará seguridad en el camino.    

¿Analizas el trabajo de los demás?

Cuando en un rato de ocio analizas cómo hacen su trabajo tus compañeros de trabajo, es un claro signo que sientes curiosidad y ganas de mejorar en tu desempeño. Todo aquello que te impulse a aprender más de tu oficio o profesión, es sin duda un signo de ser un trabajador con vocación, ya que es algo que haces por iniciativa propia.

El querer perfeccionar tus tareas y dar lo mejor de ti, es una muestra evidente que sientes vocación y pasión por lo que haces, sin embargo, no confundas autoexigencia con inseguridad. Mientras este análisis lo hagas eventualmente y reconociendo tus fortalezas y debilidades, será más fácil saber que quieres mejorar de ti.

Se un trabajador con vocación, hazte estas preguntas y continúa perfeccionándote día tras día.     

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...