¿Eres expatriado o desplazado si trabajas en el extranjero?

Trabajar en el extranjero te coloca en una posición difícil a la hora de elegir tu condición

Trabajar en el extranjeros ¿Expatriado o desplazado?

Movilizarse por motivos laborales, puede dar origen a una confusión bastante común, ser ¿desplazado o expatriado? Sucede que cuando algunas empresas deciden internacionalizarse, o ya se han internacionalizado, los trabajadores pueden ser requeridos en otro país, o pueden optar a movilidad laboral dentro de la empresa, pero en otro país donde la demanda es mayor. Si trabajas en el extranjero, si debes enfrentarte a este escenario, o elijes estarlo, debes estar consciente de lo que ello implica, igualmente dónde debes cotizar y que derechos laborales te asisten.

Lo que debes saber si trabajas en el extranjero

En los últimos años ha aumentado la movilidad de los trabajadores, muchos para prestar sus servicios laborales a una empresa en expansión y otros que por cuenta propia, desean desarrollar actividades en el extranjero. Por ello, debes aprender a diferenciar la definición de expatriados y desplazados, así sabrás cual te dará mayores beneficios según tu situación personal.

El expatriado es alguien que suscrito a un contrato laboral para una empresa, en determinado país, es asignado para un periodo temporal o indefinido, para poner sus servicios profesionales a disposición de otro país, quedando sujeto a las normativas de este nuevo país, teniendo que darse de baja en los Servicios Sociales de España.

Por su parte, el desplazado, es alguien que trabajando en un país en particular (bajo contrato), es designado para laborar en un tercer país, llegando a estar en calidad de prestador de servicios de forma temporal, de allí que siga sujeto a los Servicios Sociales en España.

Es un poco confuso diferenciar a los desplazados y a los expatriados, lo que sí tienen en común es que ocurre cuando una persona que forma parte de una compañía se moviliza a otro país ya sea por voluntad propia (porque lo solicita) o porque la empresa lo designa para ejercer determinado cargo en el exterior. Básicamente, la diferencia radica en cómo funciona en ambos casos la Seguridad Social.

En algunos casos, los trabajadores desplazados son quienes no llegan a cumplir un año fuera y regresan a su país, al cabo de dicho tiempo. Mientras que los expatriados son trabajadores que pasan un período largo de tiempo en el extranjero, que puede llegar incluso a ser indefinido; en este caso, también puede llamárseles desplazados de larga duración.

Las condiciones y cotizaciones de las que debes estar pendiente

Cuando trabajas en el extranjero, y en tu estatus de desplazado vas a regresar sin haber terminado el año, las normas indican que debes seguir cotizando en España o en tu país de origen. Aunque una vez que ha pasado un año, puedes continuar temporalmente cotizando en España o tu país de origen, todo dependerá de los acuerdos existentes entre los países involucrados. Generalmente, los contratos para trabajar como desplazado, suelen tener una duración que oscila entre los 2 y 5 años.

Sobre las condiciones laborales que debes conocer cuando trabajas en el extranjero, existen diferentes tipos de casos que también podrán variar según los acuerdos entre los países, y por supuesto, también estará sujeto a las condiciones que ofrezca la empresa al trabajador. Aun así hay ciertas leyes que deben respetarse.

Para darte una idea, en 2018, se aprobó una normativa que precisa ciertas condiciones laborales como las jornadas, horarios y periodos de descanso. Un aspecto a considerar si vas a trabajar en el extranjero, pero te mantendrás dentro del Espacio Económico Europeo, es que tú como trabajador puedes adquirir los derechos de tu país de destino.

Otros aspectos a considerar

Si trabajas en el  extranjero, ya sea en calidad de desplazado o de expatriado, debes asegurarte que las condiciones de tu contrato, con la empresa para la que trabajas, estén bien especificadas y claras, además deben indicarse las consecuencias de finalizarse el contrato estando en el país de destino. Igualmente, es sumamente importante que se llegue a un acuerdo y se establezcan por escrito las condiciones de retorno, en las cuales se indique el salario, el puesto de trabajo y la categoría.

Por otra parte, cuando te vas a trabajar al extranjero debes tener muy en cuenta en que estatus quedarán tus coberturas en lo que respecta a tus prestaciones por desempleo y jubilación. En ocasiones da la impresión que se ofrecen salarios bastante elevados a los que se cobran en España. Sin embargo, puede ocurrir que la empresa para la que trabajas no cotice por ti, lo mismo que está cotizando en el nuevo lugar donde trabajarás. Si es ese el caso, ellos podrán ahorrar costos y tú podrías salir perjudicado cuando debas recibir tus prestaciones sociales. Como estarás sujeto a diversos factores, es necesario que expliques tu caso particular en el departamento que te corresponda de Seguridad Social.

Otro detalle importante es que cuando viajas por un tiempo, no solo debes asegurarte de tu condición laboral y tu documentación personal como cualquier emigración tradicional, también debes cerciorarte de en qué condiciones quedará tu familia o si te acompañarán, tener toda su documentación en regla, saber cómo o cual será su estatus migratorio y como serán recibidos en un nuevo país.

Como ves, si vas a trabajar en el extranjero hay varios detalles importantes que debes supervisar antes de viajar, incluso antes de aceptar o siquiera conversar dicha posibilidad con tu jefe.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...