¡Renuncio!: todo lo que deberías saber cuándo has decidido dejar tu trabajo

Una vez se ha tomado la decisión de renunciar a un puesto de trabajo, debe seguirse un proceso muy concreto para comunicárselo a la empresa y terminar en buenos términos. ¿No sabes qué hacer? Te resolvemos las dudas más frecuentes.

renuncia

La decisión de dejar un puesto de trabajo puede ser un camino bastante duro. A pesar del panorama laboral actual, algunos profesionales no se encuentran a gusto en su trabajo o consiguen una mejor oferta, por lo que deciden presentar la renuncia a su actual empleo. Si ya has hecho una reflexión sobre si dejar o no tu empleo y tienes claro que quieres renunciar a tu puesto de trabajo, debes comunicar tu marcha.

Renunciar a un empleo es siempre una decisión complicada, pero una vez tomada es muy importante comunicar a la empresa nuestro abandono de forma profesional y respetuosa para no terminar en malos términos con una compañía que nos ha dado una oportunidad en el pasado y quizás vuelva a darnos otra en el futuro. Independientemente de la relación con tus superiores, debes dejar tu actual puesto de buenas formas, permitiendo que la empresa –propietarios, jefes y compañeros– se queden con un recuerdo positivo de tu paso.

Tener una charla con los superiores para comunicarles tu marcha es uno de los momentos más peliagudos en la renuncia de un empleo; en los que puedes sentirte presionado a quedarte y hacer más difícil tu salida de la empresa. Por ello, te presentamos estos cuatro consejos que abordan las dudas más comunes de este proceso para hacer más fácil la renuncia a tu actual empleo y poder terminar en buenos términos con tus antiguos empleadores:

1. ¿Con cuánto tiempo debo avisar?

Una vez hayas tomado la decisión de dejar tu actual puesto de trabajo, es importante que busques tu contrato y revises detenidamente su contenido. Debes prestar especial atención a las cláusulas relacionadas con el despido por parte del trabajador. Lo más habitual que los contratos cuenten con blindajes contra la marcha inesperada de trabajadores, en los que se especifique que la empresa debe ser avisada con dos a cuatro semanas de antelación, un tiempo de margen para buscar un sustituto y que la compañía pueda formarle antes de la marcha del trabajador.

No obstante, puede darse el caso que el empleador te pida quedarte más tiempo del que estipula tu contrato. En este caso, siempre y cuando tu vida personal y profesional te lo permita, es positivo que permanezcas el tiempo añadido. Terminar ‘haciéndole un favor al jefe’ puede dejarte las puertas abiertas para regresar a la empresa en un futuro, bien sea en tu actual puesto de trabajo si te arrepientes de haber renunciado a tu empleo o en un puesto de mayor responsabilidad.

2. ¿Puedo irme a trabajar para la competencia?

De nuevo, debes revisar tu contrato de trabajo ya que quizás cuentas con alguna cláusula que te prohíba pasar a trabajar directamente para las empresas de la competencia. Si este es tu caso o tienes dudas al respecto, lo recomendable es que contrates una asesoría legal que pueda ayudarte de cara a futuros problemas con tu empresa si este punto no quedaba claramente especificado en tu contrato de trabajo.

Antes de avisar al jefe de tu marcha e incorporación a una empresa de la competencia, almacena los documentos que quieras conservar. La reacción más habitual de la dirección es bloquear tu acceso a información empresarial con el objetivo de evitar filtraciones a otras compañías. Con todo, recuerda que debes ser ético con los archivos que guardas y evita conservar archivos con datos confidenciales de la empresa para no terminar de malos modos con tu actual compañía.

3. ¿A quién debo avisar de mi marcha?

En función de la empresa en la que trabajes, deberías comunicar a tu superior inmediato y al jefe de Recursos Humanos tu intención de dejar tu puesto de trabajo actual. No es necesario concertar una reunión con tu jefe para comunicarle tu decisión de renunciar a tu actual puesto. Puedes ir a su despacho y hablar sobre el tema en un rato libre en el que esté calmado será suficiente.

Además de ellos, si cuentas con una buena relación con un enlace sindical o representante de los trabajadores puedes dirigirte a él primero antes de informar de tu decisión a Recursos Humanos y a tu jefe. Para ello, debes concertar una reunión con tu representante sindical para contarle lo sucedido. Con todo, procura que tu jefe inmediato sea informado por ti y no por terceras personas a fin de evitar una mala impresión. Una vez que ellos estén al corriente, puedes comunicárselo a tus compañeros.

4. ¿Debo presentar una carta de renuncia?

En términos generales, las empresas no necesitan una carta de renuncia para aceptar la marcha de un empleado. Es suficiente que el empleado comunique su intención de dejar el puesto a su jefe y al departamento de Recursos Humanos para oficializar su baja. En caso de ser necesario, la empresa te comunicará que debes poner por escrito tu renuncia o que relenes un modelo de carta de renuncia propio.

Si trabajas en el ámbito público u ostentas puesto de mando en tu empresa, lo más conveniente es que tengas una carta de renuncia redactada para ser entregada en el momento en el que informes de tu decisión. Asimismo, en caso de marchas por discrepancias con la empresa, es recomendable contar con un documento firmado que acredite que hemos informado a la empresa de nuestra renuncia. Puede que no sea necesaria pero es mejor ser previsor.

Imagen: © Wavebreakm

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...