Qué hacer ante un despido por ERE

Si nuestra empresa nos aplica un ERE tenemos derecho a la indemnización por despido y a la prestación por desempleo. Además, podemos impugnar el ERE si no está justificado.

En los últimos años nos hemos acostumbrado a escuchar la palabra «ERE», Expediente de Regulación de Empleo, que en muchos casos amenaza a los trabajadores. Pero… ¿sabemos qué hacer si nos incluyen en un ERE? La reforma laboral de 2012 ha reducido los derechos de los trabajadores en estos casos, pero los trabajadores tiene derecho a la indemnización por despido, prestación por desempleo, a impugnar el despido y, en algunos casos, a un plan de recolocación externo.

Periodo de consultas

Si en el periodo de consultas no se llega a ningún acuerdo, los trabajadores pueden impugnar el ERE a través de una acción colectiva (se presenta la demanda de forma urgente y preferente en la Audiencia Nacional) o mediante una acción pública. Mientras dure el proceso, el trabajador tiene derecho a cobrar la prestación por desempleo.

Cuando se presente la demanda, habrá un acto de conciliación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Si empresario y trabajador llegan a un acuerdo aquí acaba el proceso, pero si no hay acuerdo el trabajador o sus representantes deben presentar una demanda en el Juzgado de lo Social, y el caso se decidirá en un juicio.

Indemnización

La empresa y nuestros representantes deben acordarla, siempre con un mínimo de 20 días por año trabajado. Si la empresa no puede pagarlas, será el Fogasa (Fondo de Garantía Salaria, dependiente de Empleo) el que se encargue de pagarla siempre dentro del límite de una anualidad y sin que el sueldo diario pueda duplicar el salario mínimo interprofesional.

Prestación por desempleo

Además de la indemnización, tenemos derecho a la prestación por desempleo. En un plazo de 15 días a partir de que se haga efectivo el ERE podemos acudir a la oficina de empleo público que nos corresponda a inscribirnos como demandantes de empleo y solicitar la prestación.

Impugnación

Hay un plazo máximo de 20 días para reclamar ante el juez y solicitar una indemnización mayor o pedir la anulación del ERE por despido improcedente. Si vamos a optar por esta vía, lo más recomendable es firmar toda la documentación que nos entregue la empresa como «NO CONFORME» para que nuestra posición quede patente durante el proceso judicial.

Podemos impugnar el despido por la falta de motivos que lo justifiquen, defectos en la forma como no respetar el periodo de consultas, vulnerar los derechos y libertades de trabajadores o sus representantes o por tomar la decisión con fraude, dolo, coacción o abuso de derecho. Más tarde de esos 20 días ya no se puede reclamar.

Foto: Sindicato de Periodistas de Madrid SPM

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...