Qué es la Pensión por Incapacidad Permanente

Cuando un trabajador se accidenta o se ve imposibilitado -parcial o totalmente- para trabajar por un largo período de tiempo o de manera permanente, la Seguridad Social le asigna una pensión por Incapacidad Permanente.

Un trabajador con ortopedia en el trabajo

La Pensión por Incapacidad Permanente es una prestación económica cuya finalidad es la de cubrir la pérdida de ingresos que sufre un trabajador cuando a causa de una enfermedad o accidente ve reducida o anulada su capacidad laboral de manera permanente.

Esta pensión está disponible para cualquier persona incluida en el Régimen de la Seguridad Social y que reúna los requisitos exigidos para cada grado de incapacidad:

  • Parcial para la profesión habitual: Ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en el rendimiento para dicha profesión.
  • Total para la profesión habitual: Inhabilita al trabajador para su profesión habitual pero puede dedicarse a otra.
  • Absoluta para todo trabajo: Inhabilita al trabajador para toda profesión u oficio.
  • Gran invalidez: Cuando el trabajador se ve incapacitado de forma permanente y necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.


Los diferentes grados de incapacidad tienen diferentes requisitos para su tramitación y cotización.

En líneas generales, el monto de la Pensión por Incapacidad Permanente está determinado por la base reguladora y el porcentaje según el grado de incapacidad permanente reconocido, de manera tal que por Incapacidad Permanente Parcial la indemnización tendrá un porcentual acorde a la incapacidad durante 24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo de la incapacidad temporal.

Para el caso de la Incapacidad Permanente Total, se establece el 55% de la base reguladora y se incrementará un 20% a partir de los 55 años de edad del trabajador cuando se presume que el afectado tiene una dificultad extra a la hora de obtener un nuevo empleo en una actividad que no es la habitual y que ya no puede desempeñar.

Cuando se trata de Incapacidad Permanente Absoluta, la suma es del 100% de la base reguladora y para el caso de Gran Invalidez, el monto de la pensión se obtiene aplicando a la base reguladora el porcentaje correspondiente a la incapacidad permanente total o absoluta, incrementada con un complemento.

Toda vez que se tramita una de estas pensiones, la Dirección Provincial del INSS se compromete a dictar resolución en un plazo máximo de 135 días, siendo que si en el plazo establecido no se da respuesta, se entenderá desestimada la solicitud por silencio administrativo negativo.

Si el trámite requiriera de audiencia o documentación complementaria, el solicitante dispondrá de diez días para presentar alegaciones o la documentación requerida. Diez días que también tendrá para alegaciones del empresario cuando se desprende de él la responsabilidad por falta de medidas de seguridad e higiene en el lugar de trabajo.

Fotografía: dbasulto en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...