Las mujeres como objeto de discriminación

La discriminación laboral de la mujer es contraria a derecho y no puede permitirse.
La ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres asienta los principios de igualdad de trato entre ambos. Esto supone la ausencia de toda discriminación por razón de sexo, ya sea directa o indirecta. Debe de ser un principio informador del ordenamiento jurídico; integrarse a él y debe considerarse en la interpretación y aplicación de las leyes.

Equipara igualdad de sexo en el empleo

Equipara igualdad de sexo en el empleo

En muchos países del mundo se están observando cambios en relación a equiparar la igualdad de mujeres y hombres. Este es un tema donde están involucrados muchos sectores de la sociedad y mantiene en vilo a millones de personas, especialmente a mujeres.

Desde hace mucho tiempo atrás la historia comenzó a modificarse. Gracias a los movimientos que alzaron los reclamos de las mujeres, se pudo ir evidenciando, lentamente, cambios en pro de la inclusión e integración de las mujeres al mundo laboral.

En algunos países verdaderamente se han conseguido cambios efectivos. En lo que respecta a España, son muchos los intentos que hace para conseguir la igualdad efectiva de mujeres y hombres en el trabajo. La discriminación laboral de la mujer es contraria a derecho y no puede permitirse.

La ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres asienta los principios de igualdad de trato entre ambos. Esto supone la ausencia de toda discriminación por razón de sexo, ya sea directa o indirecta. Debe de ser un principio informador del ordenamiento jurídico; integrarse a él y debe considerarse en la interpretación y aplicación de las leyes.


Debajo indicaremos qué engloba la discriminación directa e indirecta, según la ley, para que las mujeres puedan tenerlo en cuenta y quienes estén en situaciones como las que se describan debajo, las denuncien y no permitan estas discriminaciones que no son permitidas por la ley.

Discriminación directa por razón de sexo:

  • La situación en la que se encuentra una persona que en atención a su sexo es, ha sido o pudiera ser tratada de manera menos favorable que otra persona en situación comparable.
  • El acoso sexual y el acoso por razón de sexo.
  • El condicionamiento de un derecho o expectativa de derecho a la aceptación de una situación de acoso por razón de sexo o sexual.
  • Todo trato desfavorable a las mujeres relacionado con el embarazo o la maternidad.
  • Cualquier trato adverso o efecto negativo, que se produzca en una persona como consecuencia de la presentación por su parte de una queja, reclamación, denuncia, demanda o recurso, dirigida a impedir su discriminación y a exigir el cumplimiento efectivo del principio de igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres.
  • Toda orden de discriminar directamente por razón de sexo.
Discriminacion directa por razon de sexo

Discriminacion directa por razon de sexo

Discriminación indirecta por razón de sexo:

  • La situación en que una disposición, criterio o práctica aparentemente neutros, pone a una persona de un sexo en desventaja particular respecto de personas de otro sexo.
  • Toda orden de discriminar indirectamente por razón de sexo.

Las discriminaciones laborales que giran en torno a las mujeres van desde diferencias salariales, puestos a ocupar, promociones en el empleo, hasta la no incorporación de ellas en virtud del sexo que tienen.

Por más de la existencia de leyes y recomendaciones de organizaciones reconocidas, varias empresas hacen caso omiso a las mismas y mantienen, encubiertamente, formas de discriminaciones hacia mujeres. En muchas ocasiones, la maternidad con el tiempo de baja maternal que supone la llegada de un hijo, es un impedimento principal que está en primeras líneas de las empresas para no incorporarlas al trabajo. Sin perjuicio de las medidas que tome el estado para una efectiva convivencia familiar y laboral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...