La impuntualidad en el trabajo es causa de despido

Atención a los trabajadores impuntuales. Llegar más tarde al trabajo o retirarse antes de que finalice el horario de la jornada, es causal de despido. A esta impuntualidad, también se le añaden las faltas de asistencia. Estas causales de despido corresponden al despido disciplinario. Un tipo de despido que se recoge en la actual reglamentación y que los empresarios podrán implementar cuando algún trabajador registre, de manera repetida o injustificada, faltas de asistencia o puntualidad.

A ajustar los relojoes y no llegar tarde al empleo

Atención a los trabajadores impuntuales. Llegar más tarde al trabajo o retirarse antes de que finalice el horario de la jornada, es causal de despido. A esta impuntualidad, también se le añaden las faltas de asistencia.

Por ello, si no quieren perder vuestro empleo, deberán estar más atentos a los horarios y cumplir la jornada laboral tal como se estipula en el contrato de trabajo.

Estas causales de despido corresponden al despido disciplinario. Un tipo de despido que se recoge en la actual reglamentación y que los empresarios podrán implementar cuando algún trabajador registre, de manera repetida o injustificada, faltas de asistencia o puntualidad.


La cantidad de veces que un trabajador podrá ser impuntual o tener faltas de asistencia están estipuladas en los respectivos convenios colectivos que se aplican en cada sector y empresa. De este modo, cuando un trabajador llegue a la cantidad de faltas establecidas en el convenio, el empleador podrá hacer eco de esta conducta y despedirlo.

Así mismo, para comprender mejor el concepto de impuntualidad y falta de asistencia, debemos atenernos a lo siguiente: La impuntualidad incluye las llegadas tardes al puesto de empleo como el salir antes de la hora establecida. En relación a la falta de asistencia, esta es cuando el trabajador no acude al puesto de empleo durante toda o parte de la jornada, aunque éste se encuentre en el interior de la empresa misma.

Si un trabajador incurre en estos incumplimientos y el empresario decide despedirlo, deberá notificarlo por escrito en donde deberá explicitar los hechos que motivan el despido y la fecha en que tendrá efecto.

El empresario, para proceder con este despido disciplinario, dispone de un plazo de 60 días (en el supuesto de una falta muy grave) que comienza a correr desde la fecha en que se conoce de la comisión de la falta. En caso de que el despido no cumpla este requisito será nulo y para volver a efectuar un despido deberá dejar pasar 20 días.

Este despido disciplinario sugiere un real cambio de hábitos por parte de todas las personas que suelen llegar tarde o irse temprano del trabajo. Ya sea salir desde las casas con mayor anterioridad por si ocurre un atasco, dejar todo preparado para cuando suene el despertador, combinar mejor los horarios cuando tengan que llevar a sus hijos a las escuelas… En fin, distintas cuestiones que tendrán que modificarse.

Foto: Arteyfotografia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...