El Supremo no considera delito grabar al jefe mientras te despide

El Tribunal Supremo ha rechazado la demanda de un jefe contra una trabajadora que sufría acoso laboral y que grabó con el móvil el momento en que le entregaba la carta de despido.

¿Puedo grabar a mo jefe mientras me despide? Parece que si. Al menos, así lo ha establecido una sentencia de la Sala Civil del Tribunal Supremo, rechazando la demanda de indemnización de un jefe al que una trabajadora lo grabó mientras la despedía. Además, la decisión que ha tomado el alto tribunal viene a reforzar los fallos anteriores, primero de un juzgado de Barakaldo y más tarde de la Audiencia Provincial de Vizcaya, que en su día ya se expresaron en términos similares y rechazaron la indemnización.

Pero como siempre, hay que tener en cuenta los matices así que vamos a ponernos en situación. El 12 de agosto de 2009 la trabajadora demandada teme que algo malo le puede pasar. El día anterior llevó a su empresa, en Barakaldo, una carta de la Inspección de Trabajo; y antes de bajarse del coche pone el móvil a grabar. Cuando llega a la puerta de la empresa, el apoderado le impide el paso, le entrega la carta de despido y le pide las llaves del trabajo. La conversación queda grabada.

Según el representante de la empresa, el hecho de grabar la conversación sin su consentimiento vulnera sus derechos a la intimidad y al secreto de las comunicaciones, por lo que exige a su antigua empleada una indemnización de 3.000 euros. Sin embargo, el Supremo, igual que las sentencias previas, entiende que en el momento de la grabación actúa como representante de la empresa y que no se produjo ninguna intromisión ilegítima, ya que en la conversación no se habla de la “vida íntima” ni de la “intimidad personal” del jefe.

Otro de los condicionantes que señalan las diferentes sentencias es que la conversación se grabó en la vía pública. Además, el Tribunal Supremo añade que la situación de acoso laboral a la que la trabajadora afirmaba estar sometida es “una nota de razonabilidad a la conducta de la demandada”. La trabajadora asegura que fue víctima de vejaciones, ofensas verbales y escritas, impagos deliberados, ostracismo laboral, sanciones repetidas e injustificada y de falta de pago de nóminas.

Finalmente, el alto tribunal destaca que el audio registrado por la trabajadora despedida no se difundió ni se utilizó como prueba en ningún proceso laboral; y añade el matiz que la demandada grabó una conversación “con otro” y no “de otros”, que si podría haber vulnerado los derechos a la intimidad o el secreto de las comunicaciones. Precisamente ese era el argumento de la trabajadora, que se trata de una conversación “personal e indiscutible” en la que participó.

Más información y sentencia: CGPJ

Foto: Marcelo de la Torre

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...