El buzón antifraude revela 4.181 empleos sumergidos en dos años

El polémico buzón del Gobierno contra el fraude en el empleo cumple dos años este verano después de haber revelado 4.181 empleos sumergidos e iniciar más de 20.000 procesos.

buzon

Uno de los caballo de batalla del actual Gobierno ha sido la lucha contra el fraude en el empleo, lo que todos conocemos como empleo sumergido o en negro. Ahora hace dos años, en agosto de 2013, puso en marcha una de las medidas más polémicas para hacerle frente, el buzón anónimo contra el fraude. Desde entonces, el buzón antifraude ha sacado a la luz 4.181 empleos sumergidos. Y pueden ser más, porque de las 20.494 actuaciones iniciadas por la Inspección de Trabajo solo se han cerrado 13.012.

Según el ministerio de Empleo, gracias a las denuncias anónimas hechas a este buzón se han podido liquidar cuotas a la Seguridad Social por valor de 4,6 millones de euros en los últimos dos años. Las multas a las empresas infractoras han permitido recaudar otros 12,7 millones de euros. Solo en los últimos 12 meses han salido a la luz 2.589 empleos sumergidos, un 62,9% más de los que se descubrieron en el primer año de funcionamiento de este mecanismo.

Andalucía es la comunidad autónoma donde han aflorado más empleos fraudulentos, 924, por delante de los 756 de la Comunidad de Madrid, los 441 que se han descubierto en Valencia o los 337 de Catalunya. Solo en cuatro comunidades no se ha llegado a los 100: Cantabria (82), Aragón (76), Navarra (20) y La Rioja (16). Un caso a parte son Ceuta y Melilla, donde tan solo han aflorado seis y dos empleos sumergidos respectivamente desde agosto de 2013.

Funcionamiento y polémica

El buzón contra el fraude está en la web del ministerio de Empleo. A través de este buzón todos los ciudadanos pueden denunciar conductas fraudulentas en el ámbito laboral para que se analicen y, si es necesario, la Inspección de Trabajo las investiga. Los trabajadores víctimas del fraude laboral o a la Seguridad Social también pueden presentar sus denuncias a través de este mecanismo, de la misma manera que si lo hicieran de forma presencial.

La Inspección de Trabajo está obligada a respetar el anonimato del denunciante, así que en teoría la confidencialidad es total. Desde su creación, los sindicatos han denunciado que con el buzón Empleo quiere maquillar las carencias de la Inspección de Trabajo por culpa de los recortes a través de denuncias anónimas de unos trabajadores o desempleados que, añaden, son los que de verdad sufren esta medida, en lugar de los empresarios que apuestan por la contratación irregular.

Vía: El Mundo

Foto: arregui

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...