Duración de la reducción de jornada

En estos días hemos tratado diversos aspectos relacionados con la reducción de jornada, desde los motivos para pedir una reducción de jornada hasta las ventajas de hacerlo. Pero, ¿qué pasa una vez estamos disfrutando de este derecho? ¿Durante cuánto tiempo podemos hacerlo? Nuestra labor hoy es responder a estas preguntas que, como veréis, en la mayoría de casos tienen la lógica por bandera.

No combines ambas cosas, dedícale tiempo en exclusiva a tu hijo

En estos días hemos tratado diversos aspectos relacionados con la reducción de jornada, desde los motivos para pedir una reducción de jornada hasta las ventajas de hacerlo. Pero, ¿qué pasa una vez estamos disfrutando de este derecho? ¿Durante cuánto tiempo podemos hacerlo? Nuestra labor hoy es responder a estas preguntas que, como veréis, en la mayoría de casos tienen la lógica por bandera.

  • Reducción por lactancia: Se puede disfrutar hasta que el menor cumpla nueve meses.
  • Reducción por hijos prematuros: Se sobreentiende que durante el tiempo que el menor esté hospitalizado.
  • Reducción por carga familiar: Recordamos que existen cuatro supuestos para este caso. Estar a cargo de un menor de ocho años, al cuidado de un familiar directo que no pueda valerse por si mismo, poseer la guarda legal de una persona discapacitada o estar al cuidado de un hijo menor de 18 años hospitalizado por enfermedad grave.


En todos estos casos el derecho se mantiene sin necesidad de ser renovado siempre y cuando el empleado siga encontrándose en las circunstancias contempladas por la ley. Eso sí, para ello el modelo de solicitud tiene que haber sido redactado correctamente. En la mayoría de los que corren por la red, o los que facilitan sindicatos y empresas, se estipula un plazo de duración tras el cual debe ser renovado. De todos modos, el empleado debe avisar de su intención de reincorporarse a su jornada habitual con un plazo de 15 días, y el empresario está obligado por ley a aceptar. De no hacerlo, el trabajador puede demandar y tiene la victoria asegurada en el juicio.

Nos queda un último supuesto, la reducción de jornada para víctimas de violencia de género, que resulta algo más complejo. Según indica el artículo 37.7 del Estatuto de los Trabajadores, este derecho se podrá ejercitar “en los términos que para estos supuestos concretos se establezcan en los convenios colectivos o en los acuerdos entre la empresa y los representantes de los trabajadores, o conforme al acuerdo entre la empresa y la trabajadora afectada. En su defecto, la concreción de estos derechos corresponderá a la trabajadora”. Encontraréis más información en este documento de la UGT sobre violencia de género.

Os recordamos que las reducciones de jornada y permisos por causas como maternidad/ paternidad, enfermedad de terceros a nuestro cargo o violencia de género son un derecho, no una concesión por parte de la empresa. Es importante tenerlo en cuenta, pues desde la compañía para la que trabajéis os lo pueden hacer ver como lo segundo, dado que, siendo realistas, reducir la jornada de un empleado en plantilla siempre es un perjuicio.

Foto: Daquella manera en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...