Cómo redactar una carta de renuncia por acoso

A la hora de escribir una carta en la que renunciemos a nuestro empleo por acoso debemos aclarar que esa es la razón que nos lleva a tirar la toalla y explicar la situación.

Desgraciadamente, todavía nos encontramos con trabajadores que sufren acoso por parte de sus superiores o compañeros de trabajo. Puede ser acoso de diferente tipo, sexual, laboral, psicológico, por la edad, etc., pero el final suele ser el mismo: un trabajador que no puede soportar más la situación y acaba renunciando a su empleo. Para ello, deberá escribir una carta de renuncia por acoso, así que vamos a ver algunos consejos para redactar unas cartas que, esperemos, nunca tengamos que escribir.

Como siempre que hablamos de cartas laborales, utilizaremos un estilo formal e intentaremos que el texto sea lo más breve y conciso posible. Otro aspecto al que debemos prestar atención es a la corrección gramatical y ortográfica. Hoy en día, lo más habitual es escribir la carta a ordenador (o enviar un correo electrónico) así que podemos aprovechar el corrector del programa que utilicemos para corregir las faltas. La carta debe ser similar a la de renuncia al empleo, aunque debemos dejar claro que el motivo que nos llevan a renunciar es el acoso.

Lo primero que debemos indicar son nuestros datos (nombre y apellidos, DNI) y el cargo que desempeñamos en la empresa y al que renunciamos. A continuación, exponemos los hechos que constituyen el acoso: la actitud de los compañeros o superiores, el tipo de acoso que hemos sufrido y por parte de quien. También deberíamos incluir si hemos denunciado la situación a los responsables de la empresa y cuál a sido su respuesta a nuestro problema (o la ausencia de una respuesta).

Antes de acabar la carta, en la despedida, debemos agradecer la oportunidad que nos han dado de trabajar en la empresa, ya que pese a la mala experiencia que hayamos podido vivir el receptor de la carta no tiene porque estar relacionado con ella, y siempre es más fácil que tome medidas, aunque sea a posteriori, si nos hemos despedido de forma adecuada. Si antes habíamos enviado otra carta denunciando la situación, siempre podemos adjuntar una copia y otra de la respuesta -si nos han contestado-.

Más allá de para aclarar los motivos de nuestra renuncia, escribir una carta de renuncia por acoso puede ayudarnos a la hora de afrontar un juicio por acoso contra la empresa o contra los compañeros que nos han acosado. La renuncia debería ir acompañada de una denuncia por acoso, y la carta de renuncia (igual que otras que podamos haber escrito a los responsables de nuestra empresa) puede ser una prueba más a nuestro favor a lo largo del proceso. Aquí tenéis dos modelos de carta de renuncia.

Foto: Porsche Brosseau

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...