Acciones para evitar la discriminación laboral

El machismo, la discriminación salarial o el racismo deberían erradicarse de las empresas. Por eso, es importante favorecer la conciliación laboral y la igualdad entre todos los trabajadores.

Hace unos días vimos que, tristemente, las ofertas de empleo machistas siguen estando a la orden del día. Ofertas en las que solicitan mujeres “guapas y sexys”, con unas medidas de pantalón o sujetador, sin importar su formación, curículum o experiencia en el sector no parecen propias de un país civilizado en pleno siglo XXI; pero el machismo y la discriminación salarial son la realidad laboral de muchas mujeres.De media, las mujeres españolas cobran hasta un 23% menos que un hombre por el mismo trabajo.

Uno de los mejores intentos para acabar con esta discriminación fue la Ley de Igualdad que aprobó el último Gobierno socialista. Su objetivo era acabar con la desigualdad laboral favoreciendo el acceso laboral de las mujeres mejorando la conciliación entre la vida laboral y familiar. Para ello, por ejemplo, se introdujo el permiso de paternidad o se ampliaba el de maternidad en caso de tener un hijo discapacitado. La idea era impulsar el reparto de unas obligaciones familiares que históricamente asumen las mujeres.

Esta ley también dedicaba un apartado al acoso sexual en el trabajo, uno de los casos de discriminación más graves. En él, obligaba a las empresas a tomar medidas de prevención ante el acoso y a tener vías específicas para las denuncias por acoso. Finalmente, destacaremos el punto en el que se promovía la llegada de las mujeres a los altos cargos de las empresas, con su introducción en los consejos de administración que deberían alcanzar la paridad de forma progresiva.

Otro de los colectivos con un índice de discriminación laboral considerable son los inmigrantes. El Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha editado una interesante guía contra la discriminación laboral (se puede consultar en este enlace) en la que encontramos consejos que muchas empresas deberían aplicar para atajar este tipo de discriminación. Por ejemplo, dejar de lado los estereotipos y prejuicios y no juzgar a nadie por su aspecto físico, su procedencia o sus costumbres.

También es de cajón seleccionar a los trabajadores bajo criterios objetivos (experiencia, aptitudes, etc.) y no subjetivos (origen, edad, sexo…), algo que no siempre se ocurre. Otros consejos del CEAR apuntan al fomento de la multiculturalidad y el trabajo en equipo, que ayudará a los trabajadores a dejar atrás sus prejuicios y a la concienciación. Por eso, es importante que, igual que decíamos con las mujeres, las empresas tengan protocolos de actuación en caso de que se produzca algún tipo de discriminación hacia los inmigrantes.

Foto: FaceMePLS

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...