A vueltas con los trabajadores de la economía colaborativa

Los empleados de la economía colaborativa se han visto envueltos en ciertos embrollos legales. Conoce los detalles ingresando aquí.

A vueltas con los trabajadores de la economía colaborativa

En los últimos tiempos ha surgido una disyuntiva en varios medios de comunicación entorno a los denominados TRADERs y su relación contractual. Se trata de aquellos trabajadores que prestan servicios para las empresas de economía colaborativa.

Raul Jaime Maestre, profesor en la Escuela de Negocios IEBS, analizó el tema en una publicación de El Blog Salmón.  Explica que lo primero que se debe tomar en cuenta es el contexto tecnológico y laboral en que estos empleados realizan su trabajo.

Para esto, parte de dos preguntas:

1.¿Cuál es la situación laboral de los trabajadores de las plataformas de economía colaborativa?

Jaime Mestre explica que la economía colaborativa se desenvuelve en una plataforma tecnológica (la empresa) que conecta a los elementos tradicionales (vendedores y consumidores), además de un elemento adicional: los TRADERs.

¿Qué son los TRADERs?

Se trata de una persona que realizan las funciones de completar el servicio. Un punto intermedio necesario, como por ejemplo: lleva el pedido del vendedor hasta el comprador. Como se vio, forma parte del proceso de compra facilitado por la plataforma.

¿Cómo es la relación jurídica de los TRADERs con la plataforma? Afirma que esta última es neutral en cuanto a relaciones laborales, ya que se trata de una relación mercantil, similar a la prestación de un servicio profesional.

Explicado esto, vale la pena preguntar:

¿Cuándo se es un TRADER económicamente dependiente?

Se debe aclarar que los TRADERs son los trabajadores autónomos que cumplen una actividad, económica o profesional, habitual y directamente, además de forma lucrativa. Se depende económicamente del cliente cuando se percibe de él, cuando menos, 75% de los ingresos.

De igual manera, explica que se deben cumplir con al menos uno de los siguiente requisitos:

  • No tener bajo cargo otros trabajadores. Tampoco contratar o subcontratar, total o parcialmente, el trabajo realizado. Se permite contratar a los trabajadores en situaciones de riesgo, y a familiares de segundo grado dependientes o con discapacidad igual o mayor al 33%.
  • No cumplir las mismas funciones de los otros empleados del cliente en cuestión. El trabajo debe ser diferente.
  • Los materiales de trabajo deben ser propios.
  • Los criterios que organizan el trabajo son propios y se reciben las especificaciones técnicas por parte del cliente.
  • Recibir pagos por los resultados del trabajo que se pactó con el cliente, asumiendo los riesgos implicados con la actividad.

2. ¿Cuáles circunstancias debe analizar la justicia en este tipo de relación contractual?

El analista especifica las siguientes condiciones:

  • ¿Bajo qué condiciones reciben un salario por el trabajo que cumplen fijo, garantizado y variable?
  • ¿El TRADER se encuentra a disposición de la empresa?
  • ¿Posee el TRADER algún distintitvo que lo asocie directamente a una empresa concreta como trabajador? (más allá de la publicidad.
  • ¿El TRADER desarrolla su trabajo dentro de una estructura organizativa y bajo la dirección particular de un responsable? Es decir, preguntando de forma más sencilla: ¿trabaja bajo las órdenes del empresario?

Señala que jurídicamente se puede demostrar la concurrencia de dependencia laboral, con consideraciones que se abordan desde una perspectiva económica, más que contractual. A razón: los trabajadores autónomos aportan sus vehículos para la ejecución del servicio, entre otras cosas.

Un caso de contingencio laboral: Deliveroo

Raul Jaime Maestre analiza la historia del conflicto laboral de la empresa colaborativa Deliveroo. Al parecer, los TRADERs denunciaron a la Inspección del trabajo despidos y convocatorios de huelga en los servicios de entrega de los restaurantes a los clientes.

Como la situación es nueva, explica, ocasionará una jurisprudencia al respecto sobre la relación contractual de los repartidores. No tienen firmado un contrato de naturaleza alguna.

¿Cómo funciona la relación entre estas partes?

Los repartidores aceptan un pedido en su geolocalizador, a precio competitivo. Ofrecen un servicio de corto tiempo en su propio vehículo, que puede ser bicicleta o moto. Recogen la comida en el restaurante y la llevan al domicilio del cliente.

El asunto es que el precio de este servicio lo establece Deliveroo, situación que provocó inconformidades.

Los repartidores exigen que la empresa formalice su relación laboral, con una modalidad de contratación a tiempo parcial, con el correspondiente seguro en la Seguridad Social con 20 horas semanales.

Por su parte, las empresas de economía colaborativa ofrecen únicamente una relación laboral mercantil. Esta situación, dice, confirma una condición de trabajador autónomo económicamente dependiente, ya que obtendrían 75% o más de sus ingresos de un único cliente.

Esperan por los tribunales

El analista opina que las empresas de economía colaborativa deben adelantarse a los acontecimientos calificando a los TRADEs con las cláusulas que obedecen la ley 20/2007. Es decir, con garantías retributivas rescisión de contratos y otras seguridades laborales.

Como fuere, en la actualidad los tribunales deben determinar si los despedidos deben ser calificados como tal, de acuerdo con las normas laborales, o simples terminaciones de contratos civiles sin protecciones de derecho laboral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...