1’8 millones de trabajadores se quedan sin convenios

1’8 millones de trabajadores se han quedado sin convenio colectivo después de que la reforma laboral haya acabado con la ultraactividad, su prórroga automática mientras se negocia el nuevo.

El 8 de julio de 2013 se convertirá en una fecha negra para miles de trabajadores españoles. Es el día en que 1.320 convenios colectivos dejaron de estar vigentes después de que la reforma laboral haya acabado con la llamada ultraactividad, la prórroga automática de los convenios vencidos si no había ningún acuerdo para uno nuevo. En la práctica, 1’8 millones de trabajadores ven como se han quedado sin convenio.

La reforma laboral, en vigor desde febrero de 2012, establecía un plazo de un año para cerrar las negociaciones abiertas. En el caso de que no estuviesen cerradas, los convenios caducados o denunciados se quedarán sin vigencia “salvo pacto en contrario”, y pasarán a regirse según “el convenio colectivo de ámbito superior que fuera de aplicación”, siempre que exista. Si no lo hay, el Estatuto de los Trabajadores regirá a los trabajadores afectados, lo que podría abrir las puertas a la aplicación del Salarios Mínimo Interprofesional, de 645’30 euros al mes.

Como suele pasar en estos casos, los sindicatos y la patronal no se ponen de acuerdo en el número de convenios que desaparecen ni en cuántos trabajadores se verán afectados por la medida. Los sindicatos calculan que todavía quedan por negociar 953 convenios en el ámbito privado, que afectan a 1’7 millones de trabajadores y 371 en el público -casi 150.000 asalariados-; mientras que el presidente de los empresarios, Juan Rosell, insiste en que no se llega al centenar de convenios, una cifra que califica de “ridícula”.

Además, la CEOE no cuenta entre los privados a los que se han cerrado en los últimos días -estaciones de servicios y mataderos de aves y conejos-, los desaparecidos por la crisis o los más de 300 remitidos a los sistemas de solución autónoma de conflictos.

CCOO y UGT han pedido al Gobierno que se replantee el límite que establece la reforma laboral ante la conflictividad y pérdida de competitividad que se pueda producir, aunque Fátima Báñez, ministra de Empleo, destacó que ellos son los responsables de evitar que se queden sin efecto y rechazó ninguna intervención.

Aunque la patronal resta importancia a la situación, los sindicatos muestran su preocupación por el perjuicio a los derechos de muchos trabajadores que pueda ocasionar esta situación, y ya han advertido de su intención de llevar a los tribunales los casos en que se dejen de aplicar los derechos consolidados en los convenios. Para evitar que los convenios caducados en proceso de renovación quedasen sin efecto, sindicatos y empresarios alcanzaron un acuerdo dándose más tiempo para negociar si se hacía de buena voluntad o, en caso contrario, buscar mediación externa.

Fuente: RTVE

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...