1’2 millones de parados llevan 3 años sin empleo

El 23% de desempleados españoles lleva más de tres años sin trabajo, lo que les convierte en parados de muy larga duración y dificulta su regreso al mercado laboral.

Cuando hablamos de los datos de empleo y desempleo nos solemos fijar en los parados de larga duración, aquellos que llevan más de un año sin trabajo, y a menudo dejamos al margen otro colectivo cada vez más importante, el de los parados de muy larga duración, que ya son el 23% de los 5’9 millones de parados españoles. El INE ha revelado que 1.275.700 personas llevan más de tres años sin trabajo, como mínimo desde 2010, uno de los años en que la crisis afectó España con más violencia.

Según los datos del INE, el año pasado el colectivo de parados de muy larga duración subió en 234.200 personas, un incremento del 22’5%. Es la segunda subida más alta desde que empezó la crisis tras la de 2012, cuando este colectivo aumentó en 337.000 desempleados. Todas las previsiones apuntan a que este colectivo no dejará de crecer, ya que la crisis se prolonga y no se crean suficientes empleos para que el número de parados de muy larga duración se empiece a reducir.

Los parados de muy larga duración son uno de los colectivos más desamparados, ya que han agotado las prestaciones de desempleo, y el único recurso que les queda son los 400 euros del Plan Prepara. El fin de la prestación no es el único gran problema de este colectivo, que cada vez tiene más difícil el retorno al mercado laboral ya que los expertos y reclutadores consideran que, tras un año sin trabajar, una parte muy importante de los conocimientos del trabajador han quedado obsoletos si no se recicla.

A la hora de trazar un perfil sobre el parado de muy larga duración, generalmente estamos ante una persona que tiene entre 45 y 54 años. En esta franja de edad encontramos a 348.700 trabajadores, el 27’3% de los parados de muy larga duración. A continuación aparecen los 328.600 desempleados de muy larga duración que tienen entre 35 y 44 años (23’6%), mientras que la posibilidad de jubilarse tras tanto tiempo sin trabajar ha hecho que 223.800 (el 17’5%) tenga 55 años o más.

Otro de los datos importantes que revela el INE es que de los 5’5 millones de desempleados que había en 2013 con experiencia laboral, la mitad de ellos habían perdido el empleo tras acabarse su contrato, un reflejo de la tendencia cada vez mayor a una contratación temporal, lo que en la práctica supone una precarizaicón del empleo. Frente a estos 2’7 millones de parados, 1’1 (el 20’1%) perdieron el empleo tras ser despedidos o haber sido suprimido su puesto.

Vía: La Rioja.com

Foto: mmxls

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...