Carta de renuncia de una cooperativa

Antes de escribir una carta de renuncia a una cooperativa hay que saber el plazo de antelación con el que debemos renunciar y dejar constancia de ello en nuestra misiva.

Cada vez que el mercado laboral se estanca, como ha pasad estos últimos años en nuestro país, las cooperativas se presentan como una importante alternativa para muchas familias. Se trata de un tipo de empresas cuyos dueños son los propios trabajadores, que también se encargan de administrarla democráticamente. Como todo, este modelo tiene sus ventajas y sus desventajas, entre ellas, el proceso para renunciar a ella, que es algo diferente al de las empresas convencionales. Lo mismo pasa con la contratación.

Para renunciar a una cooperativa, el trabajador debe seguir una fórmula especial. Los estatutos de la Sociedad Cooperativa Madrileña indican que si un miembro de la cooperativa quiere darse de baja voluntariamente deberá avisar por escrito con una antelación de tres meses al órgano administrativo de la cooperativa. Si no cumple con esta premisa, la cooperativa podría exigirle que cumpla con sus obligaciones en la cooperativa -tanto de actividades como de servicios- o una indemnización por daños y prejuicios.

En unos términos parecidos se expresa la Ley de Sociedades Cooperativas española, que dedica el artículo 17 a la baja de los socios de la cooperativa. Según esta Ley,

El socio podrá darse de baja voluntariamente en la cooperativa en cualquier momento, mediante preaviso por escrito al Consejo Rector. El plazo de preaviso, que fijarán los Estatutos, no podrá ser superior a un año, y su incumplimiento podrá dar lugar a la correspondiente indemnización de daños y perjuicios

Así, los socios que deseen renunciar a su participación en la cooperativa deberán escribir una carta formal. Ya hemos visto en ocasiones anteriores que el escrito debe ser breve y conciso, utilizando un lenguaje formal, respetuoso y dirigido a una persona y no al Consejo Rector de la cooperativa. Al ser socios de la cooperativa no debería costarnos nada descubrir el nombre del destinatario de nuestra carta.

En este enlace podemos consultar un modelo de carta de renuncia a una cooperativa. Como vemos, en la primera parte debemos indicar la fecha del día en que escribimos, el destinatario de la carta y su cargo en la cooperativa y un saludo. Entre estos dos puntos no estaría de más añadir como asunto que renunciamos a nuestra participación en la cooperativa.

A continuación, en el cuerpo de la carta, hay que explicar que renunciamos e indicar la fecha a partir de la que se hace efectiva la renuncia, teniendo en cuenta el plazo de antelación con el que debemos avisar. Finalmente, hay que despedirse con una frase amistosa y firmarla.

Foto: .Robert.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...