Trucos para responder las preguntas trampa de las entrevistas laborales

Cuando vas a una entrevista de trabajo, te van a hacer preguntas trampa, como por ejemplo las razones de tu anterior despido, de los huecos en el currículum o cuáles son tus defectos. Con algunos trucos, podrás responderlas y conseguir el trabajo

preguntas trampa entrevistas

Es muy común que te hagan preguntas trampa en las entrevistas de trabajo. Estas preguntan sirven para filtrar candidatos, poniendo a prueba al entrevistado para ver si cae en la trampa que le han puesto.

Por suerte, hay ciertas preguntas que suelen hacer y a las que nos podemos anticipar fácilmente. Si preparas la entrevista, podrás tener respuesta para todo y aumentar las posibilidades de ser contratados.

Trucos para superar las entrevistas de trabajo

La pregunta más típica que te suelen hacer tiene que ver con tu trabajo anterior. Te preguntarán por qué lo dejaste o por qué te despidieron. En este caso, no debes mencionar que tú hiciste algo mal, pero tampoco debes culpar a los jefes o los compañeros. Lo mejor que puedes decir es que hubo un recorte de plantilla o que estabas buscando nuevos retos.

Otra pregunta típica es la de los defectos que puedas tener. Casi todo el mundo dice que es muy perfeccionista o que se obsesiona mucho con el trabajo, algo que está muy visto. En su lugar, es mejor decir defectos de verdad, pero que sean menores. Por ejemplo, no digas que eres impuntual, pero sí puedes decir que eres un poco testarudo y te gusta tener la razón.

Generalmente, a las empresas les gusta que sepas trabajar en equipo y te van a preguntar cómo prefieres trabajar, si trabajar tú solo o con gente. En este caso, no digas que prefieres trabajar solo, aunque tampoco digas que eres incapaz de hacerlo. Lo mejor es decir que te sientes cómodo trabajando en equipo, pero que también te has adaptado bien haciéndolo en solitario.

Si has estado mucho tiempo en paro, te van a preguntar seguramente la razón de esos huecos en el currículum vitae. En este caso, debe ser siempre una parada justificada, como por ejemplo el cuidado de un familiar o el querer formarte en algo nuevo. Puedes decir que has estado aprendiendo y que las ofertas que te enviaban no terminaban de convencerte. Eso sí, en ningún caso digas que has estado 2 años en el sofá cobrando el paro.

Finalmente, te puedes preguntar sobre tu capacidad para trabajar bajo presión. En este caso, realmente te están afirmando que el trabajo va a ser bajo mucha presión, así que depende de ti. Si estás dispuesto a trabajar bajo presión, les debes decir que estás dispuesto, pero si crees que es demasiada presión y que el trabajo no te interesa, ya te están diciendo indirectamente que eso no es lo tuyo. No sirve de nada pasar una entrevista si luego no vas a aguantar ni dos días.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...