Tipos de reclutadores y cómo enfrentarse a ellos

Los reclutadores son las personas encargadas de valorar la idoneidad de los candidatos a una vacante de trabajo y la entrevista es el medio para lograrlo. A más de preparar una entrevista, es necesario saber adaptarse al tipo de reclutador.

reclutador

La búsqueda de trabajo es uno de los momentos más estresantes para los trabajadores, más aún cuando un candidato debe enfrentarse a una entrevista de trabajo. Durante estos encuentros, los reclutadores analizan las fortalezas y debilidades de aquellos currículos que más les han gustado, que ahora se materializan en personas de carne y hueso. Destacar entre el resto de candidatos que han pasado a la fase de encuentro con el reclutador exige preparar la entrevista, pero también saber adaptarse a la situación.

Si bien existen unos protocolos para las entrevistas de trabajo, el éxito del encuentro dependerá en gran medida de habernos adaptado al tipo de reclutador. A continuación, te mostramos algunos de los perfiles de reclutador más habituales, cómo identificarlos y cómo conseguir destacar con ellos:

El desorganizado

Los reclutadores deben tener muy claro qué tipo de perfil profesional y personal necesitan para ocupar el puesto disponible; sin embargo, este reclutador parece que no está seguro de qué está buscando. En los casos más extremos, podrás ver que no tiene a mano una lista de preguntas para indagar más sobre tu formación, tus intereses o aspiraciones profesionales. Este tipo de personas suelen basar su decisión en la “sensación” que les provocas.

La clave para ser tenido en cuenta con estos reclutadores es causar una buena impresión y guiar su opinión hacia lo que puedes aportar a la empresa. Por un lado, debes llegar siempre puntual a la entrevista de trabajo, muéstrate entusiasmado con la oportunidad de trabajo, controla el lenguaje corporal y mantén el contacto. Por el otro, debes apelar a las fortalezas personales más que a tus méritos académicos o profesionales, porque busca una persona que funcione en el equipo y no un trabajador.

El Charlatán

En todas las empresas existe un trabajador que habla innecesariamente sobre temas laborales como aquellos vinculados a su vida privada, además de insistir en que los demás lo hagan. Algunas veces, estas personas tienen el rol de reclutadores debido a su habilidad para relacionarse con otras personas y la facilidad que poseen para sacar hasta el más mínimo detalle, aquella información que el candidato no está dispuesto a revelar.

Para lidiar con esta clase de reclutadores tan hábiles en recolectar información debes convertir la entrevista en un diálogo enfocado. Comparte el liderazgo de la conversación formulando preguntas específicas que den pistas sobre cómo serán tus actividades en esa empresa, haz comentarios cortos que redirijan la atención cuando el entrevistador se desvíe fuera del tema y procura resaltar tus puntos fuertes y habilidades más indicadaspara el puesto de trabajo durante la conversación. No dejes que el reclutador charlatán lleve todo el rato el timón de la entrevista.

El Cazador

La entrevista para él es una cacería, en el cual su rol es perseguir continuamente a los candidatos con sus preguntas para analizar sus reacciones. Su técnica consiste en probar las habilidades de resolución rápida de situaciones y valorar el ingenio de los solicitantes del puesto de trabajo, por lo que creará situaciones en las que podrás caer de la lista de candidatos a menos que actúes de la forma más profesional posible.

Tienes que tener en cuenta que no necesariamente se mostrará como una persona antipática o agresiva, teniendo la sutileza de su parte para acorralarte con las preguntas más difíciles en el peor momento. Para conseguir destacar ante los ojos de un reclutador con perfil de cazador tendrás que ir con la mente fresca y teniendo bien claras tus fortalezas; pero también ser consciente de tus puntos débiles, a los que el reclutador quitará importancia si eres tu quien defiende que está formándote para subsanarlos.

El impasible

El rey de la ‘cara de póker’. Los reclutadores de perfil impasible no muestran ninguna reacción a tus comentarios, tus méritos profesionales cuantificados o tu formación académica continua. Es posible que no le veas sonreír durante la entrevista de trabajo, que asienta con un ligero movimiento de cabeza o que sólo te pida que profundices en un aspecto particular de tu currículo. Incluso, puede darte la impresión de que se aburre o está desconcentrado durante la entrevista.

Sin embargo, la realidad es que te está probado. En este caso, lo importante es que mantengas la calma sin exagerar tus ganas por trabajar allí pero mostrándote firme con tu objetivo de conseguir el empleo. Una buena forma de hacerlo es practicar tus mejores argumentos a modo de monólogo antes de ir a la entrevista, de tal forma que no necesites una intervención continuada para destacar lo que puedes aportar como trabajador a la empresa.

Imagen: © olly18

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...