Tienes 3 minutos para conseguir el empleo de tus sueños

El empleo va remontando poco a poco, pero las entrevistas de trabajo van cambiando con una velocidad vertiginosa, la última versión es presentar un discurso de tres minutos en el que cuentes quién eres y a qué aspiras, y hacerlo con precisión y seguridad. Si tienes suerte, en ese tiempo puedes preguntar hasta lo que te ofrecen.

3 minutos para el trabajo sonado

¿Te imaginas que en solo tres minutos pudieras conseguir un empleo? Pues puede que a eso sea a lo que te tengas que enfrentar en poco tiempo, aunque conseguirlo te supondrá más esfuerzo y preparación de lo que aparentemente puede parecer.

Ya sabes que el verano es un buen momento para encontrar trabajo, pero para ello tienes que estar preparado ya que la oportunidad te puede llegar cuando menos te lo esperes y en cualquier momento te pueden invitar a subir al ascensor, al ‘elevator pitch’ del empleo, y entonces tendrás que pronunciar el “¡Quiero trabajar en su empresa!”, el punto de partida del discurso que tendrás que soltar para conseguirlo y que no debería durar más de lo que dura una canción para Eurovisión, unos tres minutos.

Según los datos de Adecco, la campaña de verano generará 1,3 millones de empleos este verano, un 12% más que en 2016. También Randstad, otro de los grandes grupos de recursos humanos, estima que esta puede ser la mejor campaña de verano de la historia, en lo que a empleo se refiere, y que se cerrará con 550.000 contratos. Y Job Today, una de las últimasy más seguidas plataformas de tecnología móvil que pone en contacto a empresas y candidatos, confirma que el pasado mes de mayo registró más de 40.000 ofertas de empleo, un 40% más que en el pasado mes de abril, y un 228% por encima del mismo mes de mayo de 2016.

Pues bien, que puedas hacerte con una de estas ofertas de trabajo depende, en gran parte, de que seas capaz de superar una entrevista de trabajo en la que deberás demostrar que tú eres la persona adecuada para el puesto ofrecido.

Entrevistas rápidas de trabajo y originales

Saber afrontar bien una entrevista de trabajo es todo un arte, pero por mucha preparación que se tenga, y tal como está el mercado laboral es fácil adquirir muchas experiencia, los entrevistadores van cambiando de técnica y las estrategias necesitan ser actualizadas.

Escuchar, responder y demostrar con datos que el puesto que te ofrecen se ajusta tus capacidades es clave en el resultado positivo de una entrevista de trabajo, y para ello, ahora, sólo necesitas tres minutos, el mismo tiempo que emplean los emprendedores en vender su idea de negocio a los inversores.

Es el elevator pitch, discurso del ascensor del candidato, en el que la rapidez y la seguridad son las claves para ser elegido y en este caso no cabe ni la naturalidad, ni la improvisación, te toca tenerlo bien preparado, porque además de servirte para una entrevista de trabajo, también te puede ser muy útil en foros de networking, en los que se busca un nuevo socio o alguien con experiencia para lanzar un nuevo proyecto.

El reto es condensar la información de tu currículum en tres minutos o menos a quienes aseguran que 30 segundos son más que suficientes para despertar el interés en el entrevistado. Los expertos recomiendan algunas pistas para trabar el discurso en plan de preguntas y respuestas a modo de canción: “¿Y Cómo es él? ¿En qué lugar se enamoró de ti? ¿De dónde es? ¿A qué dedica el tiempo libre?”. Pero no te creas que es tan sencillo, hay que comprimir mucho y huir de extremos peligrosos.

Convencer en tres minutos

1. ¿Quién soy?

Deja claro cuáles son tus competencias, cuál es tu experiencia y qué puedes aportar al negocio o al nuevo proyecto. Pero no te remontes a una década atrás, expón lo más reciente en cuanto a tu formación y experiencia laboral, lo que más les pueda interesar a quienes desean contratarte.

Deja claro tu posible liderazgo pero sin pasarte. Expón tus habilidades con ejemplos prácticos pero sin recrearte excesivamente. Si escribes todo lo que quieres decir y haces una buena selección de lo más importante, de lo que realmente es necesario y fundamental que sepan, verás que puedes decirlo en menos de un minuto.

2. ¿A qué aspiro?

Si quieres trasmitir realmente lo que quieres, tienes que tener muy claro y estar seguro de lo que deseas y del trabajo que te interesa. Cuenta lo que más te atraiga del empleo, y lo que tú puedes aportar como valor añadido a él o cuál podría ser tu contribución para aumentar los resultados del negocio.

Puedes también mostrar el conocimiento del sector o de la empresa que te entrevista. Si se trata de una breve conversación en un foro profesional, expón en no más de tres frases a qué te gustaría dedicarte, sin concretar demasiado, ofreciendo una visión general de tus objetivos para despertar la curiosidad del interlocutor. Emplea un lenguaje sencillo que invite a preguntar, sin recurrir a tecnicismos, aunque seas el mayor experto el mundo en la materia.

3. ¿Qué me ofrece?

Escuchar al entrevistador también forma parte de esta estrategia. Lo más probable es que si has despertado su interés te pregunte. Si es así responde con firmeza y seguridad y aprovecha la oportunidad para contraatacar preguntando pero con discreción, esto te dará más posibilidades de ser elegido.

Pero no te vengas muy arriba porque tus tres minutos pueden acabar como la canción de los hermanos del dúo argentino Pimpinela: “¿Quién es? ¿Qué vienes a buscar? ¿Por qué? Porque ahora soy yo la que quiere estar sin ti. Por eso vete y pega la vuelta, y no te sorprendas, que tú para eso tienes experiencia.” Experiencia en que no te contrate nadie, pero no pierdas la esperanza.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...