Test de los 8 dibujos

El Test de los 8 dibujos o Test de Wartegg es una prueba psicotécnica consistente en completar ocho dibujos a mano alzada a partir de unos puntos o líneas.

Una de las fases más temidas a la hora de pasar por un proceso de selección de personal son los famosos test psicotécnicos. Se trata de unas pruebas en las que no responderemos bien o mal, sino que cada empresa esperará unos resultados diferentes según el tipo de trabajador que busque. Una de sus variantes son los test que incluyen dibujos, y entre ellos hay uno que llama la atención por encima del resto: el Test de los 8 dibujos, también conocido como Test de Wartegg en honor a su inventor.

Se trata de completar una serie de ocho cuadrados con dibujos a mano alzada a partir de unos estímulos que despiertan determinadas reacciones en el sujeto sometido al test. Se trata de unos cuadrados generalmente de 4×4 centímetros, en los que hay unos puntos o unas líneas a partir de los cuales el candidato a trabajar en la empresa deberá hacer el dibujo. Puede hacerse de forma individual o en grupo, y el tiempo para hacerlo debería estar entre los 20 y los 30 minutos. Los dibujos deben ser físicos y claros, nada de arte abstracto.

El tipo de trazado que se hace, la forma de las líneas, el uso del espacio o el equilibrio entre la figura y su fondo son algunas de las características de la personalidad del sujeto sometido al test que se reflejarán en los ocho dibujos que haga. Se deben completar los ocho dibujos, que en algunos casos como el del vídeo que ilustra el post pueden ser 16. La empresa es la encargada de elegir de cuántos cuadrados consta el test.

Mediante este test, los reclutadores quieren saber cómo reaccionará el candidato o cómo se sentirá frente a determinadas situaciones con las que podría encontrarse si finalmente es contratado por la empresa. Eso si, hay que tener claro que no superar el test no quiere decir que tengamos alguna enfermedad, ya que no sirve para diagnosticar patologías, sino que con él los reclutadores buscan conocer aspectos más puntuales del sujeto.

Como decíamos al principio, no hay ninguna solución correcta o incorrecta a estas pruebas psicotécnicas, sino que depende de cada evaluador. Eso si, generalmente dejar mucho espacio en blanco podría significar que el candidato no esté capacitado para enfrentarse eficazmente a un problema en concreto; o un gran desequilibrio en la relación entre las figuras y el fondo podría reflejar algún tipo de desequilibrio psíquico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 3,44 de 5)
3.44 5 9
Loading ... Loading ...